Redacción / Vanguardia
Rod Smith, el líder receptor de todos los tiempos de los Broncos, concede que su carrera probablemente está próxima a terminar. Sin embargo, se enorgullece de que dio todo lo que se podía dar.
Smith, de 37 años de edad, jugó la mayor parte de las últimas 3 temporadas con la cadera izquierda muy maltratada.

"Un amigo preguntó: ¿Entonces, puede que lo dejes? Ciertamente, así parece ser. Sin embargo ustedes no me verán moelsto al respecto", dijo.

"Luché mucho, me lesioné la cadera en el 2004 y ésta empeoró cada vez más...sí había un poco de dolor (pero) era parte del juego".

¿Un poco de dolor? Smith sorprendió al doctor Marc Philippon, quien llevó a cabo una microcirugía parcial en la articulación en febrero y no creía como soportó el constante roce hueso con hueso.

Smith albergaba la esperanza de jugar otra temporada hasta que trató de practicar. Encontró que su cadera no se lo iba a permitir. "Cuando se tiene a un doctor preguntando cómo le hice para jugar las últimas 3 temporadas, eso es de locura".

Smith todavía batalla para entrar o salir de un auto y quiere recuperar la calidad de vida antes de hacer una decisión final.

Los Rod Smith, los Tony Romo y los tipos no seleccionados -en un draft- son los que hacen esta liga tan especial, dice el analista de la NBC y ex receptor de los Bengalíes, Cris Collinsworth.

"Él es todo corazón y juega a su máximo. La liga lo recordará de una manera muy especial... ".

Smith habló recientemente con el ex receptor de los Jaguares Jimmy Smith, quien se retiró antes de la última temporada.

"Jimmy me dijo cómo es la vida después del futbol y que ésta es un poco diferente", dice Rod. "Sin embargo me he estado preparando desde el día uno. Sé que me van a despedir uno de estos días. Sin embargo siempre hay que intentar salir bajo sus propios

términos".

Al preguntársele acerca del próximo capítulo de su vida, Smith dice, "esto es un sueño... de esta manera uno se quiere quedar dormido por todo el tiempo posible.

"Si no vuelvo a jugar, si puedo ayudar a esta organización a evaluar jugadores, me gustaría hacerlo... ", comenta Rod, que intenta alargar su relación con el juego.

(Sin embargo), "si mi cuerpo no sana como se supone debe hacerlo, entonces tengo que ser suficientemente inteligente y seguir con mi vida", dice Smith. "Probablemente voy a llorar. Sólo quiero llorar donde nadie me vea".