El Universal
A partir de esta semana el Museo Nacional de Antropología recibirá una muestra que da cuenta de la vida en esa ciudad antes de quedar sepultada bajo la lava del volcán Vesubio
Un centenar de piezas que revelan el lujo y lasofisticación que alcanzó esta zona del Mediterráneo, antes de su ruinabajo la lava del volcán Vesubio, en el año 79 d.C., integran laexposición Pompeya y una Villa Romana. Arte y cultura alrededor de la bahía de Nápoles, que a partir de esta semana se exhibirá en el Museo Nacional de Antropología.La muestra, que será inaugurada por el presidente de México, FelipeCalderón, ofrecerá a los visitantes un viaje por la vida cotidiana delas villas romanas de Pompeya y Herculano, en los albores del siglo Ia.C.

"Un recorrido por patios, jardines e interiores, de tal suerte quela museografía, apoyada además en recursos audiovisuales, recrea ladisposición y refinamiento de estos espacios destinados al placer",dijo Patricia Real directora de exposiciones del Instituto Nacional deAntropología e Historia (INAH).

De acuerdo con Real, se trata de piezas como esculturas, ornamentos,mobiliario, fuentes, mosaicos y objetos personales, que además de darun ejemplo del exquisito arte romano, desarrollado para decorar lasvillas y el vestir a la aristocracia, se presentarán por primera vez enMéxico y en América Latina.

De esta colección (objetos de los siglos I a.C. - I d.C.), destacandos bases de mesa hechas en mármol de la Casa de Gaius Cornelius Rufusy un cántaro de plata decorado con ramas de olivo.

También, frescos y mosaicos con escenas que recrean el paisaje delas villas, las enseñanzas de Platón, a Apolo y a la musa Clío; unbusto de Homero, estatuas de Apolo, Afrodita y Dioniso, así como unaescultura en bronce de Alejandro Magno, entre otras emblemáticaspiezas.

"Básicamente lo que queremos presentar es como vivían, como eran losespacios y los objetos que formaron parte de las villas", dijo.

Es de resaltar que la mayoría de los objetos proviene del MuseoArqueológico de Nápoles, y el resto del Museo Arqueológico de CampiFlegrei, así como de las excavaciones de la zona arqueológica dePompeya, y de Oplontis en Torre Annunziata, Italia.

Al acervo se suma una escultura en bronce del joven Hércules,perteneciente a la colección del Museo de Arte del Condado de LosAngeles.

Según, Real, las excavaciones sistemáticas, tanto en Herculano comoen Pompeya, se remontan a fines del siglo XVIII, dichos hallazgosgeneraron un furor a lo largo del siglo XIX por los estilos antiguos,afectando el arte, el diseño y la cultura de Europa, y eventualmente deEstados Unidos, en donde algunas habitaciones del Capitolio fuerondecoradas bajo la estética pompeyana.

Divida en seis salas, en total se exhibirán 101 piezas que van de laEpoca Roma del año 100 a, C, al 100 d, C; señalo Real, al tiempo quemencionó que dicha muestra forma parte del programa de intercambiocultural entre México e Italia, dentro del ciclo del INAH; GrandesCivilizaciones.

"Llega en reciprocidad por la exposición Teotihuacán. Ciudad de los dioses que arribará en 2011 al Palacio de Exposiciones, en Roma", mencionó.

Recordó que en par de siglos antes de nuestra Era, la paradisíacavista de la bahía de Nápoles, al sur de Italia, convirtió a la regiónde Campania en el lugar predilecto de emperadores, como Julio César aNerón, y de aristócratas romanos.

"Pompeya, Herculano y las villas aledañas, representaban el solazprimaveral y estival de unos; y el afán de otros, particularmente deartistas", dijo.

Pompeya y una Villa Romana. Arte y cultura alrededor de la bahía de Nápoles, están dividida las secciones: Patrones y propietarios, Interiores, Patios y jardines, y El gusto por lo antiguo.

En la primera de ellas se muestra cómo esta zona alcanzó un granatractivo luego de que el emperador Augusto designara al puerto dePuteoli situado al norte de Nápoles, como la puerta de entrada a Italiapara las embarcaciones de granos venidas de Egipto.

En esta sección, se aprecia además como los aristócratas romanosempezaron a edificar villas en la bahía en el siglo II a.C., a lo largode esa centuria y la siguiente, las familias reinantes tambiénllegaron.

El segundo apartado, "Interiores", hace hincapié en la demandaartística que esta riqueza conllevó; artistas locales y de otrasregiones satisfacían las demandas de clientes para la decoración de suspalaciegos hogares.

Es de resaltar que los interiores de las villas y muchas casas dePompeya estaban decorados profusamente, los muros poseían frescos conescenas mitológicas, paisajísticas o naturalezas muertas.

Mientras, el mobiliario incluía mesas de mármol, candelabros de bronce,estatuas, copas de plata ornamentadas y retratos familiares esculpidos.

Los patios y jardines, tema de la tercera sección, dan cuenta de cómoestaban acentuados con aviarios, fuentes y figuras de mármol o bronce,de los que brotaba agua hacia piscinas y caminos.

Inclusive las casas modestas contaban con áreas ajardinadas que"expandían" al pintar arbustos en los muros de patios y colocaresculturas de animales salvajes o de Dioniso (dios del vino), así comoretratos de sabios griegos.

La bahía de Nápoles aún conservaba su "sabor griego" cuando los romanosarribaron a ella, de ahí que muchas veces rendían una particularreverencia por ese pasado helenístico, tanto así que algunos romanossalían en toga a la calle.

Esta fuerte influencia es la que toca el último apartado: El gusto por lo antiguo.

De acuerdo con Patricia Real, los vestigios localizados en las casas dela elite de Pompeya y Herculano, sin contar los de las villas, revelanque, para sus dueños, el conocimiento de la cultura griega fue unsímbolo de estatus y señal de refinamiento.

Las piezas que encargaron, sobre todo a artistas localesfamiliarizados con los modelos griegos, fueron realizadas en estilos devarios periodos de esa civilización: Patrones y propietarios,Interiores, Patios y jardines, y El gusto por lo antiguo.

"Pompeya y una Villa Romana. Arte y cultura alrededor de la bahía deNápoles" muestra que se presentará hasta el 14 de febrero del 2010, fueorganizada por dichos museos estadounidenses, con la cooperación de laDirección Regional para los Bienes Culturales y Paisajísticos deCampania, y la Superintendencia Especial de Bienes Arqueológicos deNápoles y Pompeya.