NOTIMEX
México, D.F. .- El actor José Angel Llamas asegura que su lección preferida es "la vida"; mientras que su mejor y más querido profesor es su padre, José María, quien fue catedrático del Instituto Politécnico Nacional (IPN), así como autor de varios textos sobre administración.
Pasante de la carrera de Ciencias de la Comunicación, Llamas se confesó como un alumno poco aplicado y muy travieso durante su época escolar, lo cual lo llevó a reprobar el tercer grado de secundaria.

En entrevista con Notimex recordó que en ese tiempo vivió gratos momentos, aunque lamentó nunca haber encontrado a un maestro que fuera su guía, pues "siempre fui un chico distraído y creo que por ello no tuve esa suerte de tenerlo, como le pasa a la mayoría".

"Siempre es importante decir `fui alumno de', pero en mi caso no fue así", manifestó Llamas, tras añadir que todo ello lo recibió de su padre, quien también le dio sabias lecciones sobre la vida.

"La lección más importante que me dio y que hasta ahora recuerdo fue la del trabajo, ya que me enseñó a darle sentido a lo que uno hace", aseguró el actor.

"Yo soy lo que soy gracias a este profesor (su padre), quien es un hombre más que estudioso y que logró llevar su conocimiento a otros jóvenes gracias a sus trabajos en diversas publicaciones sobre administración", señaló.

"Estructura científica de la venta" y textos enfocados a la Administración son algunas de las obras de José María Llamas, quien logró que sus aportaciones sean ahora guías de estudio en algunas universidades.

El papá del actor además fue miembro fundador de la Escuela Superior de Comercio y Administración (ESCA) del IPN. "Mi padre siempre me orientó e incluso él soñaba que estudiara ingeniería en electrónica".

Sin embargo, señaló que tomó otro camino, pero cuando puede decir que su padre es su profesor preferido lo hace y presume que a sus 92 años aún escribe libros de texto.

"Es un gran maestro, él ha sido formador de muchas generaciones de administradores y al igual que todo profesor hizo una gran labor", concluyó José Angel Llamas.