Milán, Italia.- El Milan aún busca el primer triunfo en casa en lo que va de temporada y qué mejor ocasión para hacerlo que mañana en el clásico con la Juventus de Turín, ante el que espera reengancharse a la lucha por el título de la liga italiana.
El Milan no vence en San Siro desde un ya lejano 21 de abril, cuando se impuso al Cagliari por 3-1 con dos goles de Ronaldo, de nuevo baja por lesión mañana poco después de su debut.

El técnico "rossonero", Carlo Ancelotti, se mostró preocupado por el escaso tiempo que tuvo para preparar el partido tras haber empatado en Lisboa ante el Benfica el miércoles por la Liga de Campeones.

"Por suerte no se trata sólo de la fuerza física, sino de otras cosas como la aplicación, la atención y la calidad", dijo hoy el técnico.

El Milan afronta un duro diciembre pues aún debe jugar un partido más de Liga de Campeones, participará en el Mundial de clubes en Japón del 7 al 16 de diciembre y el 23 del mismo mes jugará con el Inter antes de que comiencen tres semanas de pausa invernal.

"El partido nos llega en el momento justo y nos ofrece una gran oportunidad para poder volver a ganar en casa. Vencer a un gran equipo como la Juve nos puede dar moral", agregó.

El Milan es noveno en la clasificación y está a 11 puntos del Inter, el líder del campeonato. Los "rossoneri" son el único equipo de la liga italiana que no ganó aún en casa. Hasta ahora los cuatro triunfos los lograron fuera de casa.

Ancelotti alabó al equipo "bianconero", situado a sólo tres puntos del Inter. "La Juve de hoy es diferente, pagó lo que hizo, ha estado en la Serie B y eso le ha dado estímulos para este campeonato".

"El objetivo será ganar para cortar el problema de los partidos en casa, para el resto del campeonato aún hay tiempo de recuperar, la Serie A está más equilibrada e igualada", agregó Ancelotti.

El preparador milanista dispondrá en ataque sólo con Alberto Gilardino pues Pippo Inzaghi no está aún al 100 por ciento y estará en el banquillo, y Ronaldo recayó de su lesión muscular, aunque estará listo para viajar a Japón con el equipo para el Mundial de clubes. Sí podrá contar con Paolo Maldini, pero no con el lateral zurdo checo Marek Jankulovski, que estará a punto para Japón.

Gilardino estará por lo tanto solo en punta con Kaká, que el domingo recibirá casi con total seguridad el Balón de Oro, por detrás.

"Está claro que para ganar a la Juve debemos hacer algo especial", añadió Ancelotti. "Es un equipo con gran organización y jugadores de calidad. No esperaba que alcanzara ese nivel tan rápido tras el descenso", admitió.

Su colega en la Juventus, Claudio Ranieri, cree que el Milan volverá a remontar y a luchar por el campeonato, pero espera retrasarlo todo al menos una semana más.

"El Milan recuperará posiciones y volverá a luchar por el 'scudetto'", dijo hoy en Turín. A Ranieri no le preocupa la ausencia de Ronaldo en el Milan sino la de Mauro Camoranesi por lesión muscular en su equipo.

Ranieri no excluye alinear al tridente en ataque formado por el goleador David Trezeguet, Vincenzo Iaquinta y Alessandro del Piero, y no cree que el partido sea más importante para el Milan que para los "bianconeri". Además de Camoranesi, Ranieri tiene la baja del checo Zdenek Grygera.

El domingo el Inter tiene un duro partido en casa de la Fiorentina, que con 24 puntos está a sólo cuatro de los "nerazurri".

La Roma, igualada con Juventus y con Udinese en el pelotón de persecución al Inter, se mide el domingo en casa precisamente ante el equipo de Udine.

La jornada estará marcada por las limitaciones de entrada a los hinchas para evitar disturbios. Los fans de la Juve no podrán ir a Milán. Lo mismo les ocurrirá a Inter, Genoa y Palermo, que viajan sin el apoyo de sus "tifosi".

Sólo los aficionados del Catania podrán asistir al derbi siciliano con el Palermo, que estrena el domingo nuevo entrenador, Francesco Guidolin.

Sampdoria y Reggina abrirán la jornada mañana antes del gran duelo entre Milan y Juve.