La Jornada
El candidato priísta al gobierno dice que continuará la obra de un hombre "excepcional"
El candidato de los partidos Revolucionario Institucional (PRI) y Verde Ecologista de México a la gubernatura de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, cerró campaña esta noche arropado por la dirigente nacional priísta, Beatriz Paredes Rangel; por el líder de los senadores del tricolor, Manlio Fabio Beltrones, y por el dirigente nacional del PVEM, Jorge Emilio González. Dijo que quiere encabezar al Ejecutivo estatal para "continuar el trabajo de un hombre excepcional", en referencia al actual mandatario veracruzano, Fidel Herrera Beltrán.

En su intervención, Beatriz Paredes también reconoció a Fidel Herrera, ausente en el acto celebrado en el estadio de futbol Luis Pirata Fuente, donde, según los organizadores, se reunieron más de 40 mil simpatizantes.

La ex gobernadora de Tlaxcala aseguró que el PRI volverá a ganar Veracruz, como Fidel Herrera lo hizo hace seis años, además de que recuperará distritos y municipios actualmente en manos de panistas.

En su discurso, Paredes Rangel recordó que el gobernador es originario del municipio de Cosamaloapan y "supo superarse y representar el talento veracruzano"; por ello "todos los priístas de México le decimos `estamos satisfechos contigo, Fidel, porque has gobernado bien Veracruz"'.

De acuerdo con Beatriz Paredes, principal oradora de la tarde junto con el candidato a gobernador, el PRI no sólo ha ganado espacios, sino ha recuperado los que había perdido debido a que el tricolor "impulsa la renovación generacional". Sostuvo que representa esa renovación con "la esperanza" en un candidato como Javier Duarte.

Antes, el candidato a la alcaldía de Boca del Río, Salvador Manzur, quien ganó en este municipio gobernado por el PAN la diputación federal en la elección del año pasado, dijo: "Todas las encuestas de este día nos dan el triunfo dos a uno sobre cualquier otro partido". Asimismo, agradeció a las miles de mujeres boqueñas concentradas en el estadio su apoyo a la alianza Veracruz para Adelante.

En su momento, Javier Duarte agradeció a quienes lo apoyaron en esta campaña. Afirmó que comprobó que el PRI "es, por mucho, la primera fuerza política en todo el estado"; por ello quiso "enviar un solo mensaje: Veracruz irá para adelante", y anticipó que ganará las elecciones el 4 de julio a pesar "de la guerra de lodo, que quedará para el anecdotario, porque lo importante es proponer, no insultar".
De igual manera, dijo a los miles de asistentes al estadio sede del equipo Tiburones Rojos que el 4 de julio se juega no sólo la elección, "sino el futuro de todo Veracruz".

Guerra sucia, por falta de empatía

Previamente, Javier Duarte prometió en el municipio de Coatzacoalcos, ante cientos de priístas del sur de Veracruz, trabajar en favor de miles de personas a quienes "la Revolución Mexicana no ha hecho justicia".

El abanderado priísta dijo que pondrá todos sus esfuerzos en sacar adelante cada uno de sus compromisos para que la entidad alcance mejores niveles de progreso y desarrollo.

El mitin celebrado en la Plaza de los Niños Héroes, en el malecón de Coatzacoalcos, fue interrumpido en varias ocasiones por una lluvia que hizo huir a algunos. En ese acto también cerraron campañas los abanderados del tricolor a la presidencia municipal, Marcos Tehurel Gotero, y a la diputación local con sede en el puerto, José Murat Lotfe.

En entrevista posterior, el candidato del Revolucionario Institucional a la gubernatura sostuvo que la guerra sucia durante las campañas es parte de una estrategia promovida por aquellos que no han podido establecer una relación de empatía con la comunidad y los electores.

Consideró que sus opositores políticos buscan obtener "alguna simpatía" en la última fase de la campaña electoral; por ello recurren "a la denostación, a la injuria y al insulto".

Aclaró que él no habla de sus contrincantes y afirmó que todos los candidatos tienen algo en común en las campañas: "Ellos hablan de mí y yo hablo de mí".

Además, se comprometió a mantener su ritmo de trabajo, "el mismo júbilo y alegría".

Duarte dijo estar seguro de alcanzar el triunfo el 4 de julio y ofreció que su administración será sensible y cercana a la gente, un gobierno de resultados "que permita seguir avanzando, que Veracruz tenga mejores oportunidades de bienestar, paz y tranquilidad".