El Universal
Ciudad del Cabo.- El precio del oro es probable que alcance un máximo por encima de mil dólares la onza en 2008 y se beneficie de cualquier debilidad de la economía de Estados Unidos, porque los inversores buscan nuevos refugios para sus fondos, afirmó el lunes la consultora GFMS, con sede en Londres.
La influencia de los inversionistas también sería crucial para inclinar la balanza, que es probable si Estados Unidos capea el temporal de sus problemas económicos a mediano plazo. Si eso ocurre, el precio del oro podría comenzar su declive en unos tres años, a partir de ahora, dijo el presidente ejecutivo de GFMS, Paul Walker.

En una presentación en la conferencia africana de minería Indaba, en Ciudad del Cabo, Walker previó un precio promedio de 866 dólares por onza de oro en 2008, con un mínimo de 810 dólares la onza.

"El mercado estará agitado y sensible a los flujos de inversión, así que tenemos un interesante recorrido por delante", expuso Walker.

Señaló que "la cuestión es ¿qué ocurre cuando la demanda del inversor cambie de dirección, cuando los problemas económicos estadounidenses estén resueltos?"

Walker estimó que la demanda de inversor era de 12% de la exigencia total de oro en 2007, y previó que esta cifra salte cuando los jugadores del mercado tracen nuevos cursos para navegar una potencial tormenta en la economía de Estados Unidos.

Los problemas hipotecarios de alto riesgo del país ya han extendido una fuerte alza de la inversión en oro por parte de fondos, que buscan clases de activos alternativos, y es probable que esto crezca más, dijo. "Si Estados Unidos entra en recesión, y creemos que lo hará, podríamos ver los precios del oro subir significativamente, pues alrededor de 400 mil millones de dólares en fondos podrían ser invertidos en la materia prima", agregó.

El dólar debilitado no ha sido el único contribuyente al creciente precio del oro, aseveró Walker, denominando a la actual alza de precios como "un genuino rally".

Bailar con ritmo propio

El oro al contado bajó más de 1% el lunes, a 900.55 dólares la onza, porque el dólar se mantuvo firme frente al euro, dijeron operadores. El metal alcanzó un récord de 936.50 dólares la onza el viernes pasado.

"El oro está danzando con su propio ritmo y no solo siendo influido por el dólar debilitado", dijo Walker.

En minería de oro, Walker manifestó que espera que 2008 registre un "modesto" aumento de la producción, porque el fuerte precio actual está rindiendo márgenes sustanciales que alientan mayor producción.

El sector estuvo siendo impulsado principalmente por la demanda de fabricantes de joyas mayormente de Asia y el Oriente Medio, explicó.

GFMS previó en un reporte del mes pasado que la producción mundial de oro disminuyó 1% en 2007, porque los costos de la minería aurífera 400 dólares por onza por primera vez en el tercer trimestre.

La consultora también estimó que China por primera vez había superado a Sudáfrica como mayor productor del lingote, aunque posteriormente China dio cifras que mostraban que su producción de oro estaba detrás de Sudáfrica en sólo 272 toneladas. (Reuters)