El Universal
El titular del Poder Ejecutivo federal dio dos entrevistas a Televisa y Televisión Azteca, de cara a su tercer año al frente del gobierno mexicano, que están por cumplirse el próximo 1 de diciembre
El presidente Felipe Calderón admitió que tiene claro que el país se nos puede ir de las manos por un desequilibrio de las finanzas públicas, por ello tomó decisiones fiscales que ni a él le gustan como contribuyente que ha sido, ni como mandatario.

El titular del Poder Ejecutivo federal dio dos entrevistas a Televisa y Televisión Azteca, de cara a su tercer año al frente del gobierno mexicano, que están por cumplirse el próximo 1 de diciembre.

En ambos casos, el Presidente de México describió que el país enfrentó la crisis económica mundial y la influenza, así como la actividad del crimen organizado, pero subrayó la caída en la producción de petróleo que causó un boquete en las finanzas públicas.

A Javier Alatorre, de Televisión Azteca, dijo que aumentar el 1% del IVA da aproximadamente 25 mil millones.

"Si no hubiéramos tenido ese problema, si yo no estuviera claro que el país se nos puede ir de las manos por un desequilibrio en las finanzas públicas, no hubiéramos propuesto medidas que sé que son dolorosas, que sé que son difíciles, que sé que no le gustan a nadie a mi tampoco me gustan ni como contribuyente que he sido ni como presidente de la república que soy pero sé que son indispensables", dijo Calderón a Televisión Azteca.

"Y mi deber es explicarle a la gente y también ganarme nuevamente su confianza y recuperar parte de ese costo político que hemos mencionado a través de trabajo de un gobierno mucho más honesto y eficaz haciendo los cambios que tienen que hacerse", puntualizó al noticiero Hechos de la noche.

Calderón insistió con Alatorre que está tomando decisiones muy difíciles pero necesarias.

"No pienso pasar como un presidente más, como alguien ahí que pues siguió la cosa como iba y no hizo cambios, yo quiero intentar y estoy arriesgando para hacer cambios de fondo que otros no han hecho", dijo a la televisora del Ajusco.

"Por ejemplo, el problema de las pensiones de los servidores públicos, para liquidar Luz y Fuerza del Centro yo vi proyectos en mi escritorio que habían tenido otros presidentes que a la hora de la hora no se hicieron", acusó en Hechos.

En el Noticiero con Joaquín López Dóriga, de Televisa, y con Alatorre insistió en que su propuesta económica no pasó tal como la propuso porque no tiene mayoría en el Congreso.

"Espero que haya voluntad política en el Congreso, hay una mayoría de un partido distinto al mío, yo espero que esos partidos de oposición asuman la responsabilidad que les dio el electorado en julio de 2009 y contribuyan como poder independiente a que haya los cambios que necesita el país", acotó con Alatorre.

A López Dóriga dijo que probablemente hayan sido más devastadoras en México otras crisis, como la de 1982 o la del 94-95 cuando muchas familias "nos quedamos sin poder pagar hipotecas", pero ninguna tan grave como esta que vivimos aún, pero que ya tocó fondo "gracias al esfuerzo que hicimos".

Indicó en Televisa que en 1995 se perdió uno de cada 10 empleos y ahora fueron uno de cada 100, por lo que no dudó en considerar que la actual "ha sido la peor crisis (...) la gente ha sufrido mucho, lo sé (...) pero estamos saliendo de esa crisis, empiezan a salir primeros datos alentadores".

México fue uno de los más afectados por la crisis porque es el que más depende en el mundo de Estados Unidos.

Sobre las críticas que hizo la semana pasada el Premio Nóbel Joseph Stiglitz, respecto de que México fue el país que peor actuó frente a la crisis, Calderón aseveró que respeta al economista galardonado, pero las medidas puestas en práctica en el país evitaron "un efecto devastador" para México.

A López Dóriga explicó que pusimos en práctica la reducción del gasto del gobierno y propuso desaparecer tres secretarías de Estado -Función Pública, Reforma Agraria y Turismo- "que aún no acepta el Congreso".