Sídney, Australia.- El Papa Benedicto XVI enviará miles de mensajes de móvil a los jóvenes católicos que participarán en la XXIII Jornada Mundial de la Juventud, que comienza el próximo 15 de julio en Sídney, con la intención de calar más hondo en su audiencia.
El Pontífice escribirá mensajes diarios de inspiración y esperanza durante la reunión, que durará seis días y en la que se estima que se reunirán unas 225.000 personas.

El obispo Anthony Fisher indicó en un comunicado que el Papa pretende hacer de la reunión "una experiencia única usando nuevas tecnologías para conectar con la gente de hoy en día".

La compañía australiana de telecomunicaciones Telstra se encargará de proveer de voz, móviles, servicios de banda ancha y retransmisión de imágenes durante las jornadas.

Telstra pretende conectar a más de 8.000 voluntarios, 2.000 religiosos, 3.000 medios de comunicación y más de 200.000 peregrinos en más de 700 lugares en Sídney.

La fe católica es la más profesada en Australia ya que cuenta con más de 5 millones de fieles en un país con una población total de 21 millones.