Momento del rezo del mediodía previo a la manifestación en la plaza de los juzgados de Bengasi en la que decenas de miles de persona pidieron un día más la caída del líder libio Muamar el Gadafi. Foto EFE
Las Fuerzas Armadas libias están equipadas con armamento moderno.
El Cairo, Egipto.- Durante sus cuatro décadas en el poder, Muamar al Gadafi ha hecho de Libia una potencia militar regional. El Estado cuenta con más de 100,000 personas armadas entre los 6.3 millones de habitantes del país.

Las Fuerzas Armadas están compuestas por unos 76,000 efectivos. Más o menos 50,000 de ellos sirven en el Ejército, 18,000 en la Fuerza Aérea y 8,000 en la Marina. A ellos se suman 40,000 reservistas de las "milicias populares".

Gadafi cuenta además con los más o menos 3,000 hombres de la "guardia revolucionaria", especialmente leal al líder libio. La tropa tiene tanques y misiles.

Libia tiene contratados asimismo a numerosos mercenarios extranjeros desde hace décadas. Después de autodenominarse él mismo "líder del mundo árabe", Gadafi creó en 1972 una "legión islámica". Sus miembros fueron reclutados sobre todo en Estados del Sahel como Mali, Níger, Chad y Sudán, además de en Pakistán.

Se estima que más adelante se unieron a ellos mercenarios de Nigeria, Liberia, Etiopía, Somalia y la India, entre otros países. La "legión islámica" contaría ahora con uno 2.500 efectivos.

Las Fuerzas Armadas libias están equipadas con armamento moderno. El Ejército tiene 2.205 tanques, entre ellos 180 del nuevo modelo ruso T90S y 200 del tipo T-72. La cifra de cañones de artillería sería de al menos 2.421.

Los distintos cuerpos cuentan con un total de 685 misiles de distinto alcance. Entre los 374 jets de combate hay 30 cazas Mirage franceses y siete bombarderos rusos del tipo Tupolev 22. También los 35 helicópteros de combate son de fabricación rusa. Libia tiene además dos fragatas, una corbeta, dos submarino y 14 botes costeros.

El país no tiene en este momento armas químicas. Gadafi renunció a finales de 2003 a la posesión de armamento químico, biológico y atómico para poner fin a su aislamiento internacional como "Estado canalla". Inspectores extranjeros encontraron después armas químicas y material para la producción de armas biológicas en los arsenales libios.

Bajo supervisión de la Organización par la Prohibición de Armas Químicas se destruyeron miles de bombas libias cargadas con sustancias químicas.

La Unión Europea (UE) levantó en 2004 el embargo para la venta de armamento a Libia tras 18 años. El país norteafricano recibe en tanto gran parte de sus equipos militares de países de la UE.

El bloque europeo otorgó sólo en 2009 licencias para la exportación de armamento por valor de uno 344 millones de euros (473 millones de dólares).

Unos 112 millones correspondían a Italia (sobre todo por aviones y helicópteros), 80 millones a Malta (pistolas y otras armas de bajo calibre), 53 millones a Alemania (equipos electrónicos), 30,5 millones a Francia y otros 25,5 millones a Reino Unido.

El principal socio comercial militar libio es sin embargo Rusia. Trípoli hizo pedidos de armas a Moscú por valor de 1.500 millones de euros a Moscú en 2010.