París.- Desde Yakarta, ciudad donde el precandidato Barack Obama pasó parte de su infancia, hasta bares de Hong Kong o pubs en Dublín, los estadounidenses en el extranjero tuvieron por primera vez oportunidad de votar en las primarias demócratas del "supermartes" de Estados Unidos .
La votación para los expatriados demócratas se realiza en el mundo entero hasta el 12 de febrero, en persona y a través de internet, con un total de 11 delegados en juego para la convención del Partido Demócrata, donde se elegirá al candidato presidencial para las elecciones de noviembre.

"Esta es la primera vez que los demócratas en el extranjero tenemos una elección primaria internacional: tenemos voto por internet y tenemos centros de votación", dijo a la AFP Ralson Darlington, de los "Demócratas en el Exterior" ("Democrats Abroad") en la capital mexicana.

Un cartel con una estrella y barras rojas junto la leyenda "Primaria Presidencia Global/Democrats Abroad" y la invitación "vote here!" en inglés situado en la entrada de un centro de envasado indica que en ese lugar los estadounidenses pueden votar en las internas partidarias.

Los lugares de votación alrededor del mundo son poco ortodoxos: pubs, cafés, librerías y puestos de venta de rosquillas.

Yakarta, donde Obama pasó parte de su infancia, fue la primera ciudad del mundo en abrir un colegio electoral demócrata, a medianoche (17H00 GMT del lunes), según responsables del partido.

Los electores en Indonesia le dieron la victoria sobre Hillary Clinton, según los primeros resultados anunciados: apenas pasada la medianoche, 75 de los casi 100 votos de expatriados estadounidenses habían sido para Obama, aseguraron las autoridades demócratas en el exterior.

Uno de ellos, Robert Lamont, de 53 años, dijo que eligió a Obama por su combinación de carisma y política exterior conciliadora.

"Eso significa que tiene una sensibilidad más desarrollada hacia el gran mundo que cualquiera que haya vivido en Estados Unidos toda su vida", dijo a AFP en la capital indonesia.

Es la primera vez que los demócratas que viven en el exterior pueden votar en persona por sus propios delegados. El Partido Republicano no elige delegados para la convención desde el exterior.

En Bangkok cientos de personas concurrieron al Club de Corresponsales Extranjeros de Tailandia para votar.

Phil Robertson, jefe de los "Demócratas en el Exterior" en ese país, esperaba que miles de estadounidenses se acercaran a los puestos de votación de la capital tailandesa.

En la vecina Camboya, un centro de votación en Phnom Penh, apodado "Rosquillas de Estados Unidos", fue establecido previo a la votación del sábado.

"La gente ve que puede realmente votar y que sus votos serán llevados (a Estados Unidos)", dijo Wayne Weightman, jefe de los "Demócratas en el Exterior" en Camboya. "Como expatriados, estamos tan cerca de los efectos de nuestra política exterior (...) y hay gente que se ha sentido privada del derecho al voto", aseguró.

En Japón la campaña presidencial estadounidenses ha atrapado la atención pública y convertido una traducción de las memorias de Obama de 1995 ("Dreams from My Father") en éxito de ventas.

En Europa la participación fue también fuerte.

En Paris, Behnaz Mahdavi, de 48 años, quien votó en una iglesia estadounidense sobre el río Sena, dijo que enfrentó "la decisión más dura".

"He estado pensando por semanas y cuanto más pienso más los quiero a los dos. Así que no sé, voté por uno de ellos, pero deseo tener a ambos juntos".

En Gran Bretaña, donde viven unos 250.000 estadounidenses, organizadores demócratas hablaron de un interés "frenético" por las primarias debido a su final incierto y la posibilidad de ver a una mujer o a un negro por primera vez en la Presidencia.

Uno de los pubs más famosos de Dublín, O'Neills, fue el lugar donde los estadounidenses que viven en Irlanda estaban convocados a votar.

Demócratas también se reunieron entre pizza y cerveza en un café de Berlín para votar. Liesel Tarqueni, una graduada de Oregón, de 30 años, dijo apoyar a Obama.

"Confío en él (...) El no es parte de la corrupción de Washington DC", estimó.

Más de 100 personas habían votado en las primeras dos horas de la elección en una iglesia anglicana episcopal en Roma, según el voluntario Karen Georgi.

"Podría haber votado online mucho más fácilmente pero pensé en venir y ser parte de todo esto", dijo Frank Cappiello, un maestro de 30 años de Pensilvania.

En el "supermartes" se eligen más de la mitad de los delegados demócratas y casi la mitad de los republicanos que elegirán al candidato a la Presidencia de sus partidos en noviembre.