Foto: Archivo
El País
El alto tribunal impide que una compañía reclame su propiedad intelectual sobre material genético natural que predispone al cáncer
Washington. El ADN humano es parte de la naturaleza y no puede ser patentado, ha fallado este jueves el Tribunal Supremo de Estados Unidos. El alto tribunal resuelve así un litigio sobre el hallazgo de dos genes vinculados a los cánceres de ovario y de mama, sobre el que establece que "el ADN es un producto de la naturaleza y no puede ser considerado para una patente simplemente porque haya sido aislado".  La sentencia se decidió por unanimidad de los nueve jueces.La decisión representa una victoria para los enfermos de cáncer, los investigadores y los médicos que afirmaban que la patente de una sola compañía había elevado mucho los costes de las pruebas y restringido la investigación, lo que podría llevar a un gran número de mujeres aextirparse los ovarios o las mamas sin datos suficientes.

El caso Asociación Patológica Molecular versus Myriad Genetics (12-398), planteaba si el hecho de haber descubierto cómo decodificar material genético, concretamente relacionado con la predisposición a padecer cáncer de ovarios y de mama, da derecho a la compañía Myriad Genetics a patentar su invento y quedarse con la exclusividad de la técnica. 

Lo que debían resolver los nueve jueces era si "un producto biológico y natural" podía ser valorado de la misma manera que los inventos descubiertos por los científicos e investigadores, y si, además, particulares y empresas podían tener la propiedad intelectual sobre ellos. "A pesar de que el hallazgo de Myriad es importante, no se trata de algo innovador o nuevo, y no es suficiente para conseguir la patente", han reiterado los nueve jueces en su sentencia.

Myriad Genetics es una empresa líder en el diagnóstico molecular en EE UU que consiguió aislar en 1993 el ADN que contienen los genes BCRA-1 y BCRA-2, relacionados con un mayor riesgo hereditario a padecer cáncer de mamá y ovarios, y los patentó. La compañía cobra más de 3.000 dólares por una prueba de detección de material genético, pero médicos independientes sostuvieron en The Washington Post que se podría realizar por 200 dólares si la patente no fuera exclusiva.

La Asociación de Patología Molecular, que llevó el caso a los tribunales, es un grupo formado por médicos, asociaciones y pacientes que interpusieron la demanda en 2009 contra siete patentes en propiedad de Myriad vinculadas con este tipo de tumores.

La Oficina de Patentes y Marcas de EE UU lleva 30 años concediendo patentes sobre genes humanos. En total, se han otorgado a, por lo menos, 4.000 compañías, universidades y otros profesionales que han conseguido descubrir y codificar genes humanos. Lo que significa que cerca del 20% de los 240.000 genes humanos totales son objeto hoy de una patente, entre ellos algunos vinculados a la enfermedad de Alzheimer o diversos tumores malignos.

En Wall Street no hubo castigo a Myriad, porque muchos inversores esperaban un fallo más perjudicial para la compañía. El reconocimiento de las patentes de ADN complementario implícito en la sentencia hizo que las acciones subieran más del 8%, hasta 36,83 dólares, al conocerse la noticia.