La Jornada
Backyard/El traspatio es protagonizada por Ana de la Reguera, Joaquín Cossío, Azur Zagada, Alejandro Calva, Iván Cortés y Amorita Rasgado; el guión fue elaborado por la dramaturga Sabina Berman.
Backyard El Traspatio/ Trailer México, D.F..- Con 350 copias, hoy se estrena Backyard/El traspatio, nueva película del director mexicano Carlos Carrera, trabajo que define como "radiografía de México, a partir del clima enrarecido en las investigaciones de los asesinatos de mujeres en Ciudad Juárez: la corrupción política y policiaca, la falta de impartición de justicia... es una postal cúbica de todas las hipótesis que se han manejado, hasta el momento, sobre los asesinatos de mujeres en la ciudad fronteriza; además es la primera película de ficción que busca rescatar el problema, porque se ha convertido en un tema secundario a partir de los ajusticiamientos entre narcotraficantes en el país".

Backyard/El traspatio es protagonizada por Ana de la Reguera, Joaquín Cossío, Azur Zagada, Alejandro Calva, Iván Cortés y Amorita Rasgado; el guión fue elaborado por la dramaturga Sabina Berman.

En la historia de Backyard/El traspatio, Blanca Bravo (De la Reguera) es una policía idealista. Recién llegada a Ciudad Juárez se enfrenta a la epidemia local de asesinatos: cada mes aparecen en promedio dos asesinadas. Todas, jóvenes y bonitas, y la mayor parte obreras de la maquila. La gente habla de un asesino serial. Blanca se dedica a investigar los asesinatos con tesón. Su investigación la llevará a descubrir el centro de una sociedad en discordia, en la que falla el Estado y donde la sociedad, invadida de fatalismo e indiferencia, falla también. Pocos quieren ver qué sucede a su alrededor; prefieren mirar a un lado y seguir con sus vidas, como si nada pasara. Pero Blanca observa con ojos grandes lo que sucede, actúa en consecuencia y de pronto se ve cara a cara con el horror.

Juanita Sánchez (Zagada) viene de Cintalapa, Chiapas, a trabajar en la maquila. Tiene 17 años, es trabajadora y divertida. En tres meses se vuelve una mujer dueña de sí misma y se hace novia de Cutberto; pronto adquiere un pensamiento liberal; el futuro es amplio para ella. El azar y las circunstancias de Ciudad Juárez hacen que los destinos de Juanita y Blanca se crucen, un amanecer en el desierto.

En la charla con La Jornada, el también director de La mujer de Benjamín y El crimen del padre Amaro agrega: "Todas las situaciones que están en la película, por inverosímiles que parezcan, están documentadas. Es muy difícil hablar de tu película cuando ya la has visto varias veces, como que ya no puedes ser tan objetivo; sin embargo, ya veremos cómo responde el público. Gente que ya la vio me ha comentado que le gustó".

De cara a larealidad

Por su parte, la actriz principal de Backyard/El traspatio, Ana de la Reguera, mencionó: "Fue un personaje que trabajé mucho, porque sabía que era muy importante; lleva el peso de la película junto al que interpreta Azur. Quería que saliera bien, estudié mucho, me informé del asunto mediante lecturas y con algunos documentales que se han hecho sobre los asesinatos de mujeres en Ciudad Juárez; aprendí a usar armas. Creo que este personaje quedó muy orgánico y me hizo crecer, gracias a la dirección de Carlos y al guión de Sabina".

De la Reguera agrega: "Lo que cambió en mí como mujer fue el crecimiento como ser humano; me di cuenta del gran machismo que aún existe en nuestra sociedad... que a las mujeres policías en Ciudad Juárez las desprecian, los hombres no quieren tenerlas como compañeras de patrullaje... fue doloroso darme cuenta de esa realidad. Pero tuve la oportunidad de descargar mi enojo con este personaje. Personalmente me dolió enterarme lo que han sufrido las madres, hermanos y parientes de las víctimas; sentía que debíamos hacer un trabajo bueno para resarcir un poco el dolor a todas estas personas, que sienten una gran impotencia. Esperemos que esta película vuelva a poner en la agenda el problema, para que se resuelva".

Por su parte, Sabina Berman dijo sobre su trabajo: "Primero pensé que contaría los hechos vinculados con los asesinatos de mujeres. Luego me dije: `Eso lo han hecho ya algunos documentales y libros'. Entonces me di cuenta de que lo que quería contar era, además de esos hechos, lo que rodea a los asesinatos. Una sociedad multicultural, que deriva su fatalismo hacia la indiferencia. Un Estado que falla en sus más elementales deberes. Una economía neoliberal y globalizada. Y la vecindad con el país más rico del planeta, Estados Unidos".

La escritora agrega: "Pensé que esta es una historia de nuestro tiempo, no de otro, que debe ser contada de forma compleja y con espíritu periodístico. La realidad es demasiado interesante. Además, me dije, la historia debe poseer un corazón sensible al centro. Quiero volver emocionante lo real, que el espectador sienta, sienta y sienta, y no por eso dejé de pensar y conocer".