Lucía Sánchez
Saltillo, Coahuila.- Como ya es costumbre en México, en el mes de diciembre los diablos preparan todos sus arti-lugios para evitar que los pastores vayan a conocer y adorar al Niño Dios, lo que les representa el triunfo del bien sobre el mal.
"El Portal de Belén" es una pastorela que retrata las escenas de tentaciones y reflexiones de un grupo de campesinos que habitan en un pueblo lleno de paz y felicidad, motivo por el cual ha sido elegido por Dios para el nacimiento de su hijo. Esta puesta en escena corre a cargo del grupo "La Compañía" bajo la dirección de Jesús Valdés, y se presenta durante esta semana en el Paraninfo del Ateneo Fuente.

Producida por la Universidad Autónoma de Coahuila, la pastorela es presenciada por grupos escolares que son llevados a la sala a conocer la historia del viejo pastor, doña Miguela, doña Librada, Bato, Gila, doña Jorga y la Pascuala, que cada vez se ven más tentados por el Pingo, enviado a la tierra por el diablo mayor para finiquitar sus negativos planes.

Original de Enrique Alonso "Cachirulo", la puesta en escena es representada por actores saltillenses que nutren sus personajes con un vestuario colorido y con un tinte cómico.

Jesús Valdés expone que es responsabilidad de los grupos teatrales investigar y elegir una pastorela diferente en cada ocasión, pues aunque todas tienen el mismo argumento y anécdota, es necesario buscar otros planteamientos o puntos de vista.
"Creo que hay muchos autores mexicanos que han escrito cosas para la Navidad tomando en cuenta las pastorelas mexicanas", señala.

El director recuerda que estas puestas en escena son una gran tradición en este país, con textos que tienen años de vida como los elaborados en el siglo 19 por José Joaquín Fernández de Lizardi. Acerca de "El Portal de Belén", el teatrista indica que es un texto que pocas veces se ha montado.

"Además es de un autor que trabajó mucho en teatro infantil, lo que vimos de niños fue de `Cachirulo'. Seleccioné esta obra porque es para niños, con un lenguaje sencillo y blanco, que aunque es inevitable que contenga algo de picardía, es un texto para el público infantil", afirma.

Jesús Valdés asegura que la pastorela es una tradición mexicana con mucho arraigo en las comunidades, que por lo regular son alegres como el mismo pueblo que habita este país. Recuerda que de niño presenció pastorelas de barrio, que disfrutó en cada momento.

"Ahora ya se presentan pastorelas estilizadas, pero hay pastorelas que hace la gente de la periferia y de ejidos que duran toda la noche, con textos escritos a mano antiquísimos, que se van heredando generación tras generación al igual que los personajes.

"Yo tengo una pastorela original escrita a mano, y en una ocasión vi en un museo de San Antonio, Texas, una colección con más de 30 pastorelas diferentes, en libros antiguos, del siglo 19", indica.

Estas pastorelas de barrio involucran a toda la comunidad, afirma Jesús Valdés, pues las esposas de los participantes incluso hasta les elaboran el vestuario.

"De niño me tocó ver esas pastorelas, aunque nos fuéramos a dormir oíamos el canto de los pastores, era como escuchar un canto cardenche, a cuatro voces. A la mañana siguiente nace el Niño Dios, para celebrar hay tamales, para la gente es una fiesta, es un verdadero auto de fe", expresa.

El dato

Pastorela "El Portal de Belén", original de Enrique Alonso "Cachirulo".

Dirige Jesús Valdés.
Temporada: 5, 6 y 7 de diciembre a las 10:00 horas. El 5 de diciembre también a las 17:00 horas.

Lugar: Paraninfo del Ateneo Fuente.

Entrada: un juguete en buen estado.