Carlos Barrón/Excélsior
"La felicidad absoluta la he encontrado en Cruz Azul. Este título de goleo me llega en un gran momento de mi vida y de mi carrera profesional. Tengo 27 años y creo que ya toqué la madurez después de recorrer muchas canchas. Acumulo nueve años como profesional y haber pasado por Europa como experiencia condimenta este logro."
México, D.F. (Excélsior).- Emanuel Villa no tiene la explicación exacta de por qué hay tan pocos campeones de goleo de Cruz Azul. "Siendo una institución tan grande cualquiera pensaría que la lista sería más extensa, pero pertenecer a ella es un honor", cuenta con sumo agrado el argentino.

En México ya había tenido un paso aceptable con Atlas y Tecos. Antes en Argentina había vivido un descenso con Atlético Rafaela así que ahora, cuando ya sentado en el trono de goleo disfruta la miel de la victoria, Villa recuerda su pasado.

"La felicidad absoluta la he encontrado en Cruz Azul. Este título de goleo me llega en un gran momento de mi vida y de mi carrera profesional. Tengo 27 años y creo que ya toqué la madurez después de recorrer muchas canchas. Acumulo nueve años como profesional y haber pasado por Europa como experiencia condimenta este logro."

Curioso, si Abreu durante el título de goleo vio la llegada de su hijo, dos semanas antes de fichar por la Máquina, Emanuel Villa se convirtió en padre por primera vez.

Le puso Alessandro y es su mejor amuleto. A él le quiere brindar no sólo el laurel de goleo, sino también el de la Liga.

"No hay dependencia por mí en el equipo. Para nada. Cruz Azul ha demostrado mucho de que cuando se cambian los nombres de los que están en la cancha, se resiente poco. Ya se demostró en Concachampions y ahora vamos a demostrarlo en la Liga. Todos nos brindamos por el equipo y cada cual hace lo mejor que puede en su rol."