El Universal
Terez Dorombozi, embajadora de Hungría, aseguró que su gobierno sigue con simpatía la lucha que ha emprendido el gobierno mexicano, y ofrece su máximo apoyo y colaboración.
Los nuevos embajadores de Brasil, India, Hungría y Croacia acreditados ante México coincidieron en que, ante los problemas del narcotráfico y violencia que enfrenta el país, apoyarán el esfuerzo del gobierno federal en esta lucha, además de que manifestaron la intención de sus autoridades de fortalecer las relaciones comerciales y económicas.

Durante un evento efectuado en Palacio Nacional, estos funcionarios junto con los embajadores de Qatar, Luxemburgo, así como de Trinidad y Tobago, presentaron al presidente Felipe Calderón las cartas credenciales que los acreditan como los representantes diplomáticos de su país.

Al término de la ceremonia oficial, Sergio Augusto de Abreu, embajador de Brasil en México, al ser cuestionado sobre los problemas de seguridad que vive el país, reconoció que son los mismos que enfrentan los brasileños, sobre todo en ciudades como Río de Janeiro y Sao Paolo, donde está presente la violencia del narcotráfico.

El diplomático destacó que en el caso de su país, "cuando se intensifican los programas de combate contra el narcotráfico una de las consecuencias inmediatas es el aumento de la violencia a corto plazo, pero es importante mantener estos programas de combate pues a mediano plazo las consecuencias positivas se sentirán", lo que considera que también ocurrirá en México.

Terez Dorombozi, embajadora de Hungría, aseguró que su gobierno "sigue con simpatía la lucha que ha emprendido el gobierno mexicano, y ofrece su máximo apoyo y colaboración", en lo que coincidió Kolinda Grabar-Kiratovic la representante de Croacia.

Aunque dijo que para su gobierno "no es una preocupación" los problemas de seguridad en México y por lo tanto no afectarán las inversiones ni el turismo.

Mientras que Ali Bin-Fahad Al-Hajri, embajador de la India, aseguró que su gobierno está comprometido a trabajar de manera conjunta con México para combatir el tráfico ilegal de drogas, pues no se trata sólo de un problema de seguridad, también es de salud.

Indicó que "apoyamos todos los esfuerzos del gobierno del presidente Calderón en esta lucha", luego de que se le cuestionó la posibilidad de acuerdos entre ambos países, ya que los últimos cargamentos ilegales de precursores químicos que han ingresado al país provenían de la India.