Nueva York, EU.- El secretario general de la ONU Ban Ki-moon recibirá el jueves el informe del emisario Ibrahim Gambari sobre su misión en Birmania, mientras las fuerzas de seguridad de este país continuaron con los arrestos de opositores a la junta militar.
Gambari, que acaba de finalizar una gira por Asia que lo llevó a Birmania y Singapur, debe reportarse ante Ban en una reunión privada la noche del jueves.

No se prevé que el emisario realice declaraciones a la prensa hasta no haber presentado su informe ante los 15 miembros del Consejo de Seguridad en la mañana del viernes, informó un portavoz de la ONU.

El enviado especial recorrió Birmania durante cuatro días para mantener discusiones con los dirigentes de la junta militar, y reunirse en dos oportunidades con la Premio Nobel de la Paz Aun Sang Suu Kyi, quien se encuentra bajo prisión domiciliaria en Rangún.

El diplomático tenía como objetivo expresar la indignación internacional por la violenta represión a las manifestaciones pacíficas en favor de la democracia, que dejó un saldo de por lo menos 13 muertos y más de 2.000 detenidos.

Paralelamente al regreso de Gambari, este jueves la televisión estatal birmana afirmó que el número uno de la junta militar, el generalísimo Than Shwe, estaría dispuesto a reunirse con Aung San Suu Kyi si ésta renuncia a apoyar la política occidental de sanciones contra el país.

Por otra parte, la junta militar invitó a la encargada estadounidense de negocios en Birmania, Shari Villarosa, a una reunión el viernes, la que sería la primera bilateral de alto nivel entre esas dos naciones desde que estallaron las protestas.

Aunque no fue informada la agenda de discusiones con Villarosa, el portavoz del Departamento de Estado, Sean McCormack, señaló que Estados Unidos enviará un "mensaje muy claro" para que los militares entablen un diálogo constructivo con los grupos de oposición y pongan fin a la violenta represión.