México, D.F. .- El poeta argentino Juan Gelman, que ganó hoy el Premio Cervantes 2007, dijo a Efe que no siente una responsabilidad diferente a la de elaborar buenos textos porque vive para escribir poesía.
"A mí lo que me importa es el trabajo, no me importo yo. Vivo para escribir poesía", sostuvo el poeta de 77 años, quien confesó que su primera reacción al enterarse que había obtenido el galardón fue "una gran emoción", que experimentó como una "suerte de conmoción".

"Mi primera reacción fue de sorpresa; por lo que leí en los periódicos, los distintos candidatos son todos exitosos y los admiro", señaló el argentino, quien atendió a una entrevista telefónica desde algún punto de la capital mexicana cuya ubicación prefirió no revelar.

"No encuentro las palabras, es una emoción muy intensa, intensísima", señaló emocionado Gelman, radicado en Ciudad de México, para quien el Premio Cervantes "coloquialmente" es un "premio Nobel de las letras españolas".

Para el literato, el reconocimiento tiene mucho peso porque "significa Cervantes, significa el Quijote y las novelas ejemplares; en fin, muchísimas cosas para un hombre que se ha pasado la vida leyendo a Cervantes".

Gelman sigue escribiendo porque dice que a su edad "más que una vocación, es un vicio".

"Yo no considero a la poesía como una profesión, la poesía es algo que llega cuando ella quiere y no es que uno la pueda invocar o convocar: nadie se sienta a escribir poemas porque quiere o porque se lo propone", advirtió el poeta, autor de poemarios como "Dibaxu", "Salarios del impío", "Incompletamente", "Valer la pena" y "País que fue será".

A su juicio, la única "verdadera carrera" profesional que ha desempeñado es el periodismo, un medio con el que mantiene una estrecha relación, ya que es columnista de un diario argentino y colaborador de algunos mexicanos.

Nacido en Buenos Aires en 1930, Gelman vivió experiencias terribles, como el secuestro y asesinato de su hijo Marcelo y de su nuera Claudia, durante el régimen militar argentino.

En este sentido, el prolijo escritor reconoció que le tocó vivir una realidad muy cruda y difícil que no muchos han tenido que experimentar, lo que a la postre influyó en su trabajo.

"Lo que mueve y crea obsesión en todo ser humano es la realidad misma. Lo que pasa es que cuando la realidad choca con el interior crea una especie de dentro-fuera, y si no... de ahí no sale poesía".

Sin embargo, estableció que "como dijo (Octavio) Paz, la autobiografía real de un poeta (y la suya propia) son sus obras".

Por el anuncio del premio no modificará su agenda para los próximos días, aseveró, razón por la cual la próxima semana dictará, como lo tenía pactado desde hace un tiempo, una conferencia en la Universidad de Guadalajara, en el marco de la Cátedra de Literatura Julio Cortázar.

El vate argentino piensa que "la literatura en lengua española sigue gozando de buena salud", si bien considera que "hay cierta tendencia al inmediatismo que es casi negadora de la tradición", la cual, por fortuna, "no es una tendencia general".

Gelman, que viaja frecuentemente a Argentina a visitar a sus nietos y familiares, manifestó que entre sus obras la que guarda un lugar más cercano a su corazón es "la que voy a escribir algún día".