Jennifer Loven
Washington.- La afirmación del presidente George W. Bush de que los progresos en Irak justifican mantener por al menos 10 meses más una gran presencia militar de Estados Unidos en ese país fue ensombrecida por acontecimientos desalentadores en los frentes de la seguridad y la política.
Irak cumplió solamente nueve de los 18 criterios de progreso en materia de seguridad y política fijados por el Congreso estadounidense para evaluar la situación en el país, según un informe de la Casa Blanca divulgado ayer.

El informe que la Casa Blanca debía enviar al Congreso, estima que los líderes iraquíes han hecho progresos en la inclusión de ex miembros del partido del ejecutado ex presidente Saddam Hussein, desde el último reporte similar emitido en julio.

Pero el texto encontró avances insatisfactorios en dos criterios clave: la adopción de leyes para que las ganancias del petróleo y gas iraquíes se distribuyan equitativamente, así como el incremente del número de tropas locales que puedan operar con independencia de las fuerzas estadounidenses.

El informe se conoce un día después de que Bush, anunciando lo que estimó un importante progreso en los frentes político y de seguridad en Irak, dijo que Estados Unidos comenzará a retirar este mes tropas del país del Golfo hasta alcanzar cerca de 21 mil 500 soldados de combate para mediados de 2008.