El fenómeno empapó el lunes con lluvias intensas la mitad sur de la península de Baja California
Cabo San Lucas, Baja California.- La tormenta tropical Julio empapó el lunes con lluvias intensas la mitad sur de la península mexicana de Baja California, pero se esperaba que pierda fuerza durante el día y se aleje hacia el Golfo de California.

La tormenta castigó a los complejos turísticos del sur de Baja California el domingo, al mismo tiempo que las autoridades evacuaban a más de dos mil 500 familias a lo largo de la costa.

El estado de alerta en la punta sur de la península fue cancelado, pero se mantuvo un poco más al norte en la costa oeste, desde Punta Abreojos hasta El Pocito y en la costa este desde Mulege a San Juan Bautista.

La madrugada del lunes, el centro de la tormenta se encontraba a 70 kilómetros (45 millas) al oeste-noroeste de Loreto y se dirigía en dirección norte-noroeste a casi 24 kilómetros por hora (15 millas por hora).

La tormenta registró vientos de hasta 65 kilómetros por hora (40 millas por hora) pero se espera que pierda fuerza a medida que abandone la península y se dirija al Golfo de California.

El Centro Nacional de Huracanes estadounidense dijo que Julio podría traer de 7.5 a 15 centímetros (de 3 a 6 pulgadas) de lluvia en la península, lo que podría provocar inundaciones.

Muchos turistas se protegieron del mal tiempo en las habitaciones de su hotel, pero algunos realizaron excursiones y hasta viajes de compras.

"Están muy calmados", señaló Jorge Castro, el encargado de la recepción del Hotel Finiterra. Se le recomendó a los 224 huéspedes en el hotel que no se acercaran al océano, pero ninguno cambió sus planes para abandonar la zona pronto.

"Ven que no es un problema grave. Algunos incluso han realizado actividades, como excursiones o paseos en bicicleta", dijo Castro.

Las autoridades señalaron que más de una decena de refugios cobijan a gente que necesita protección de la lluvia y el viento.