Redacción
Saltillo, Coah.- Para el experto en Lengua y Literatura Españolas, Manuel Reyes Díaz, las nuevas formas de comunicación electrónica tienen bastantes diferencias con los mensajes escritos de antaño, como es la carta o la correspondencia.
"Independientemente de la correspondencia administrativa o institucional, la correspondencia familiar era más clara, específica, detallada y extensa. Se apegaba más a ciertas fórmulas o frases ya hechas: Mi estimado señor,
Querido hermano, estas fórmulas.

"Ahora con estos mensajes por medios electrónicos veo que se ha reducido bastante, son mucho más breves, concretos e incluso ya puedes tú ver algún mensaje entre algunas personas y no lo entienden más que los interlocutores.

"Se usan ciertas palabras, ciertos códigos conocidos entre emisor y receptor. Incluso con iconos o sintetizan las palabras, en lugar de `por' la `x', ¿Qué? es la `q' y el apóstrofe, y ya ni siquiera escriben las demás letras e inventan ciertas palabras que nada mas tienen significación entre los que están conversando.

"Hay una reducción y simplificación muy marcada y reducida. De aquellos escritos como la carta, el messenger, mensajes de texto en celular se han reducido mucho y con ello han arrastrado la pobreza en el léxico, la falta de uso en signos de puntuación y a veces hasta la acentuación.

"Muchas veces se justifica por la rapidez, por la urgencia del mensaje. Pero por ejemplo en el MSN, que se supone no hay urgencia, estás platicando y también se presentan estas carencias, deficiencias en el lenguaje", señala el experto.

Cultura postal.

Sobreviven los clubes de filatelia o coleccionistas de timbres postales. El Servicio Postal emite un promedio de 25 timbres conmemorativos al año. Las más recientes son el Centenario de Torreón, la inauguración del Fórum
de las Culturas y en breve la de los 50 años de la UAdeC.