Foto: Vanguardia/Especial
La Jornada
Alerta la UNAM sobre acelerada deforestación en Michoacán
Morelia, Mich. De seguir la deforestación de la zona donde hiberna la mariposa monarca, en 18 años sólo habrá 12 mil hectáreas de pinos y oyameles, de las 56 mil hectáreas que abarca actualmente la zona de amortiguamiento, advirtió el Centro de Investigaciones de Geografía Ambiental de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), ubicado en esta capital.

Según el investigador José López García, en 2029 sólo quedará la mitad de los bosques que hay en la zona de amortiguamiento (24 mil hectáreas), pues la tasa anual de pérdida de arbolado es de 3 por ciento. El problema más grave, agregó, no es la tala ilegal, sino el cambio de uso de suelo.

Homero Gómez, dirigente del ejido El Rosario, donde se ubica el santuario de Campanario, que cada año recibe miles de visitantes nacionales y extranjeros, comentó que a pesar de la migración de los indígenas mazahuas a otros estados y al extranjero, la población creció de 3 mil a más de 18 mil habitantes, que se han asentado a las faldas de la sierra, que alguna vez fue parte del bosque.

La carretera adoquinada que comunica la cabecera municipal de Ocampo con el ejido El Rosario favoreció el turismo. al igual que la infraestructura financiada por el gobierno estatal y organismos internacionales. Sin embargo, la pobreza persiste en 59 ejidos y 13 comunidades indígenas de los estados de México y Michoacán, que sobreviven de agricultura y ganadería precarias, y de la venta de árboles al menudeo, indicó Gómez

La reserva de la mariposa abarca 56 mil 259 hectáreas, pero sólo le quedan 24 mil hectáreas de bosque. El resto son pastizales, áreas urbanas y de cultivo.

Hace 11 años se amplió la zona de amortiguamiento a 56 mil 259 hectáreas. En este tiempo, 4 mil fueron deforestadas y 26 mil ya eran caseríos, tierras de cultivo y pastoreo. En tanto, la zona núcleo (donde no debe haber aprovechamiento forestal) es desde 1986 de 16 mil hectáreas, pero el decreto no detuvo el saqueo de madera, de acuerdo con la UNAM.

En la entidad se ubican los santuarios de Sierra Chincua, ejido El Rosario, Huacal Chivati, Cerro Altamirano y Cerro Pelón. Este último ha perdido 90 por ciento de sus recursos forestales.