La Jornada
"Creo que hay un auge, todo un movimiento de dramaturgia mexicana enriquecida por la visión de diferentes generaciones, es decir, todos son noveles autores de teatro, pero de diferentes edades", expresó Estela Leñero
México, D.F..- La proporción entre dramaturgos y dramaturgas en México, "sigue siendo bastante dispareja, sin embargo, aunque el número de autoras es muy poco todavía; son más de lo que se comúnmente se piensa y conocen", consideró la dramaturga Estela Leñero, quien desde hace tres años imparte un taller en el Foro Shakespeare.

Esa situación quizá se deba "a que finalmente son las mujeres quienes tienen una doble o triple jornada, y el ámbito artístico no es la excepción. Otro factor es que todavía a la mujer se le ubica en una especie de espacio privado, en contraste con lo público", explicó Leñero, quien sin embargo se muestra optimista respecto de la situación en general en el ámbito teatral.

Hoy día en nuestro país, dice "existe una efervescencia de dramaturgos, aunque un problema aparte es el que aún son pocos los que logran poner en escena sus textos.

"Creo que hay un auge, todo un movimiento de dramaturgia mexicana enriquecida por la visión de diferentes generaciones, es decir, todos son noveles autores de teatro, pero de diferentes edades"

Ese auge, consideró Leñero, "lo veo en el surgimiento de diversos ciclos de lecturas dramatizadas, así como en la aparición de ciertas publicaciones, ya sean de carácter profesional o a un nivel más local o casero. He visto muchas publicaciones de diferente tipo sobre teatro, y en montajes, profesionales y no profesionales, así como en el Festival Universitario de Teatro he observado lo mismo.

"Lo lamentable es que los textos dramaturgicos escritos por autores mexicanos, no se ven reflejados en las puestas en escena. Lo que hace falta es una decisión en la política cultural de nuestro país, no sólo en lo que respecta al teatro. Es necesario que se desarrolle una eficaz política cultural, en la que se apueste por los creadores mexicanos", destacó Leñero.

"Lo que hoy tenemos es una política cultural demagógica. Aunque ha sido reiterado infinidad de ocasiones, se hace necesario recordar que tenemos un enorme déficit en la cultura, el cual se ha agudizado en los recientes años".

Otra dificultad que no permite un buen desarrollo del arte teatral "es el no encontrar los suficientes apoyos para apreciar la dramaturgia desde un punto de vista más mexicano. Pienso que el dramaturgo mexicano tiene mucho que decir para sus contemporáneos".

Es por ello que uno de los objetivos de las lecturas dramatizadas es acercar a directores, actores, productores, así como al público en general para que conozcan estos trabajos y abrir así la posibilidad de montar las obras.

Producto del taller impartido desde hace tres años por Estela Leñero y Bruno Bichir, en el que se han podido reunir tanto jóvenes que apenas empiezan, como escritores con cierta experiencia en el teatro o la narrativa; hace dos años por vez primera se presentó una serie de diez lecturas dramatizadas.

En esta ocasión se presentarán los sábados de enero y febrero, a las 11:30 y 13:30 horas,la lectura de doce obras de teatro, escritas por Luz Jaimes, Georgina Montelongo (dos obras), Antonio Toga, Claudia Romero Elizondo, Sergio Régules, Marcela Alvarado, Noemí Muciño, Luis Osorio, Arturo Quiroz, Ovidio Rios y Ana Inés Urrutia. La cita: Foro Shakespeare, Zamora 7, Condesa.