El Universal
Desde muy temprano, más de 3 mil 400 taxis, vehículos oficiales y centenar y medio de patrullas de la policía preventiva en Saltillo y Monclova trasladaron a la gente a sus centros de trabajo, escuelas y a donde iban.
Saltillo, Coah.- Más de medio millón de coahuilenses resultaron afectados por la falta del trasporte urbano que provocó caos, molestias y enojos del público usuario en Saltillo y Monclova, principalmente, donde pararon al menos 2 mil 50 combis, camiones y microbuses de rutas urbanas e intermunicipales, pertenecientes a la Confederación de Trabajadores de México (CTM), Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC ) y de la Confederación Nacional de Organizaciones Populares.

Salvo algunas excepciones, la gran mayoría de los concesionarios, en ambos municipios, se sumaron a la protesta nacional para exigir al presidente de la República, Felipe Calderón, congele el precio del diesel, como lo hizo con la gasolina.

Dicen que ya están hartos de que les aumenten cada semana el energético, pues en enero del 2008 costaba 5.93 pesos el litro y ahora vale 7.65, casi lo mismo que la gasolina magna (verde) que cuesta 7.72 pesos.

Desde muy temprano y en el transcurso del día más de 3 mil 400 taxis, vehículos oficiales y centenar y medio de patrullas de la policía preventiva en Saltillo y Monclova trasladaron a la gente a sus centros de trabajo, escuelas y a donde iban.

Por orden del alcalde, Jorge Torres López, los ruleteros cobraron 5 pesos, aunque hubo quienes abusaron e hicieron su agosto, pues exigieron hasta 90 pesos en una carrera que es de 35 o 40, del centro de la ciudad a Fundadores, por ejemplo.

En Monclova los patrulleros empezaron a las 9:00 horas a dar "aventón" a la gente, mujeres y niños subían en la cabina y a los hombres los llevaban atrás, en la caja, sólo un incidente se registró donde unos "cumbieros" apedrearon un carro de sitio, informó el jefe de la policía municipal, Bretón Echavarría Vittali.

Mientras que en esta capital por la tarde, a partir de las 17:00 horas, un centenar de unidades de la corporación de seguridad se incorporaron al servicio emergente.

Otras personas fueron en carros y camionetas particulares y les dieron "un aventón" a amigos, vecinos o a quienes estaban en las paradas de camiones. A los que les ganó la impaciencia o no traían dinero de plano se fueron a pie, entre quienes menudearon los recordatorios maternos contra el gobierno panista.

El secretario de Gobierno en Coahuila, Armando Luna Canales, declaró que "este país se mueve con diesel" y la medida provocó daño a la industria y a todos los sectores pues algunas personas llegaron tarde a sus trabajos o a clases, y hubo quienes no tuvieron en que trasladarse.

"Ahora si que nadie sabe lo que tiene hasta que lo ve perdido., que venga la combi", decían algunos que critican constantemente las deficiencias en el servicio de transporte urbano pero hoy habrían dado cualquier cosa "por ver aparecer el camión".

Repudio al gobierno de Calderón

Aparte, la dirigente estatal del tricolor, Julieta López Fuentes, dijo que el paro que semiparalizó al país "es una clara muestra de la equivocada política económica del gobierno federal panista y de que la paciencia de los mexicanos está llegando a su límite".

Esta nueva manifestación de repudio, apuntó, se suma a las de campesinos, pescadores y productores lecheros, entre otras, y le dan razón a quienes señalan que en este momento México vive "un Estado fallido" y hace falta que el gobierno federal cumpla con lo que el Presidente Calderón prometió en campaña.

"La falta de una respuesta adecuada de parte del gobierno federal emanado del PAN a la crisis económica está generando reacciones de este tipo de parte de los mexicanos y cada vez son más los sectores que se incorporan a las protestas", aseguró.

Hasta el momento se sabe que el transporte de carga, agrupado en la Cámara Nacional de Autotransportes de Carga (CANACAR) en esta entidad no participó, aunque fueron quienes convocaron a la manifestación.