Un nuevo hallazgo con cuatro cadáveres en una región desértica en el oeste de Albuquerque, incluido un feto en el esqueleto de su madre, aumentó a 10 los restos encontrados en la zona.
La búsqueda de cadáveres comenzó hace dos semanas y media después que varios montañeros descubrieron algunos restos en un área que fue recientemente limpiada para construir un proyecto residencial.
Desde entonces, grupos de detectives, antropólogos e investigadores médicos han excavado en una superficie de 10 por 30 metros (yardas) y encontrado algunos huesos en tumbas y otros que fueron dispersados por animales o por los trabajos de construcción, dijo el lunes el jefe de la policía de Albuquerque, Ray Schultz. La policía sospecha que una persona es responsable de enterrar los cadáveres debido a la cercanía entre los cuerpos encontrados en lo que era una zona remota cuando se cree que fueron inhumados, entre el 2000 y el 2005.
Sólo una osamenta ha sido identificada. Corresponde a Victoria Chávez, cuya familia suministró el expediente dental cuando denunciaron su desaparición en el 2004. La familia y la policía consideran que Chávez era prostituta y adicta a las drogas. El cuerpo de la mujer y de su feto fueron hallados el lunes. Schultz dijo que los restos de otras dos personas fueron encontrados el sábado.