Jesús Aranda/La Jornada
Los quejosos demandaban también la nulidad de los contratos de fideicomiso realizados por la directiva que encabeza Vergara, así como diversas medidas precautorias tendentes a "inmovilizar" todos los bienes propiedad del conjunto rojiblanco.
México, D.F..- La propiedad de Chivas sigue en el aire. Ayer la primera sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación dio un respiro al empresario Jorge Vergara, en el pleito legal que sostiene con algunos ex socios y dirigentes del cuadro tapatío, con quienes se disputa la propiedad del mismo.

Los ministros ratificaron la decisión de un tribunal unitario que desechó la petición de Angel Francisco Cárdenas Moreno, Juan Pablo Ladrón de Guevara, José Ramón Mojica Hernández y Roberto García Arteaga, quienes solicitaron la anulación "absoluta" de la junta extraordinaria de socios del Club Deportivo Guadalajara AC, en la que ésta se transformó en Club Deportivo Guadalajara SA de CV.

Los quejosos demandaban también la nulidad de los contratos de fideicomiso realizados por la directiva que encabeza Vergara, así como diversas medidas precautorias tendentes a "inmovilizar" todos los bienes propiedad del conjunto rojiblanco.

Ayer la primera sala confirmó la constitucionalidad del artículo 1171 del Código de Comercio, el cual fue impugnado con el argumento de que viola sus garantías de audiencia, legalidad y seguridad jurídica, ya que no establece medidas precautorias como la inmovilidad de bienes que garanticen la legítima defensa legal de los demandantes.

Con esta decisión, la Corte envió a un tribunal el asunto, a efecto de que resuelva si procede o no la anulación de la asamblea extraordinaria de socios, efectuada el 31 de octubre de 2002.