Redacción
Ya sabemos que las cremas no quitan arrugas, que la fuente de la juventud no ha sido encontrada y que con cuidados puedes mantenerte bella por largo tiempo. Conoce algunos de los enemigos más feroces de tu belleza:
Fumar

Los efectos de cigarrillo en la piel son innegables. La piel de las personas que fuman generalmente se conoce con facilidad porque la piel se pone marchita, con el tiempo se forman arrugas alrededor de la boca y hay una tendencia mayor al envejecimiento prematuro. Muy pocas personas tienen una piel que resiste al cigarrillo. Asolearte

El sol es el causante de la mayor parte de nuestro envejecimiento. Nada más tienes que ver las partes que no se asolean en tu cuerpo para darte cuenta del daño que el sol causa. La piel de las pompas (nalgas) es la que menos asoleamos y fíjate lo bonita que se ve.

El azúcar

Según recientes estudios, el azúcar causa micro-inflamación en los tejidos del cuerpo. Las personas que padecen de diabetes tienden a envejecer más rápido y a desarrollar muchas complicaciones, pero en realidad todas las personas nos afectamos por el abuso en el consumo del azúcar.

Las cabinas bronceadoras o solarios

Hasta hace unos pocos años se creía que eran más seguras que broncearse al sol, pero se ha descubierto que son tan o más dañinas que el sol mismo causando los mismos efectos negativos del sol: arrugas, piel marchita y manchas.

Una mala alimentación

Tu piel es un órgano viviente y necesita los nutrientes básicos, si no comes saludablemente la piel no tiene todo lo que necesita para auto-regenerarse. Solución: Come vegetales y verduras y proteínas de buena calidad, además toma una multivitamina.

Las preocupaciones y el estrés

Ha habido estudios que prueban que los presidentes de Estados Unidos envejecen de forma acelerada mientras están en la casa blanca. Se cree que el estrés al que se someten puede ser el culpable. Además el estrés produce la secreción de la hormona cortisol que nos da una barriga más grande. Movimientos repetitivos

¿Sabes que muchas mujeres famosas aprenden a sonreír y a manejar algunos de sus gestos faciales? Esto se debe a que los gestos repetitivos en el rostro forman eventualmente líneas de expresión y luego arrugas. Si notas que frunces demasiado el rostro cuando sonríes, o que tienes algún gesto repetitivo trata de cambiar, es posible hacerlo.

Subidas y bajadas súbitas de peso

El peso estable ayuda a tener mejor tono facial y evitar la piel flácida en el rostro y cuerpo. Si ves programas de televisión de personas que se hacen cirugías para adelgazar ves cómo les queda la piel colgando porque la piel pierde la elasticidad. Para la piel flácida la única solución es la cirugía.

Una actitud negativa

Este punto está relacionado con el estrés y la preocupación. Las personas que mantienen una actitud positiva controlansus niveles de estrés, tienden a tener sus hormonas en más balance, a fruncir el rostro menos y a ser más felices. Todo lo anterior se nota en el rostro y en el cuidado de tu cuerpo.

Como ves, no necesitas una fortuna para mantenerte joven y bella.