El Universal
México.- Por cuestiones políticas y mayores transferencias de la Federación, no todos los estados han aprovechado las potestades tributarias que ha autorizado el Congreso mexicano, aseguró el presidente de la Comisión de Hacienda del Senado de la República, Gustavo Enrique Madero.
Según Hacienda, desde que se permitió a las entidades federativas aplicar en sus regiones el impuesto cedular, solamente cinco gobiernos han adoptado el esquema y lo instrumentan en sus regiones: Chihuahua, Guanajuato, Oaxaca, Nayarit y Quintana Roo. El esquema surgió en la Cámara baja, en la Navidad de 2004 para aplicarse desde 2005 en México. Sin embargo, sólo tres de ellos están operando a 100%, expuso el legislador del Partido Acción Nacional (PAN).

Este impuesto permite aplicar una tasa de 2% a 5% en sus regiones a la prestación de servicios profesionales, al otorgamiento o uso de goce temporal de bienes muebles e inmuebles, a la enajenación de inmuebles y a las actividades empresariales.

Madero consideró que la falta de voluntad de las entidades federativas para participar no representa un fracaso para darles nuevas potestades a los estados. "Son muy zacatones, la verdad es que los estados quieren todo por la vía de las participaciones", expuso.

Añadió que una de las problemáticas es que las entidades pretenden que los impuestos cedulares sean acreditables contra los impuestos federales, lo cual "va en contra de hacer más grande el pastel", señaló.

Secretarios de Finanzas estatales habían considerado que para las entidades sería "muy atractivo" el impuesto cedular, siempre y cuando fuera acreditable contra el Impuesto Sobre la Renta (ISR), ya que de esa forma mejoraría la recaudación estatal. Sin embargo, consideraron que de las cinco cédulas que conforman el gravamen, 85% de la recaudación la generaría los salarios, la cual no se permitiría acreditar.

Madero dijo que una problemática adicional es que por cuestiones políticas los gobiernos locales no quieren usar esta potestad.

"No es un fracaso, lo que pasa es que han encontrado otras fuentes más fáciles de financiamiento como los excedentes y también entran los calendarios electorales, donde los gobernadores que llevan más de dos terceras partes de su periodo no les interesa", sostuvo.