Notimex
El propietario de la televisora venezolana Globovisión, Gulliermo Zuloaga, fue acusado hoy por la Fiscalía General de Venezuela de tres cargos relacionados con un supuesto acaparamiento de automóviles.
Zuloaga informó a la prensa que fue imputado por presunta usura y acaparamiento de autos, en el marco de un caso que se inició en su contra el 21 de mayo pasado, al decomisarle 24 vehículos en su domicilio en el este de Caracas.

El empresario afirmó que las acusaciones forman parte de una maniobra del gobierno para sancionar a la televisora privada, que las 24 horas del día tiene sólo programas informativos y de opinión, con una sentencia que podría determinar su salida del aire.

El gobierno afirmó en su oportunidad que el decomiso de las camionetas de lujo, último modelo, se debió a presuntas irregularidades en el proceso de venta.

El empresario opositor enfrenta en lo personal varias causas judiciales, mientras que la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (CONATEL) abrió cuatro procedimientos que podrían terminar en una sanción que retiraría a Globovisión su concesión para transmitir.

La víspera, un tribunal penal prohibió la salida del país a Zuloaga, en el marco de las investigaciones que se siguen en su contra.