AFP-AP
El presidente de Irán Mahmoud Ahmadinejad señaló ayer en Nueva York que "no tenemos homosexuales en Irán", al ser interrogado en una conocida universidad estadounidense donde dio un discurso sobre el trato que le daba su gobierno a los gays.
NUEVA YORK, E.U.- "En Irán no tenemos homosexuales como en su país", dijo Ahmadinejad, lo que suscitó abucheos de la audiencia que se encontraba en la Universidad de Columbia, donde fue invitado a dar un discurso, al margen de la Asamblea General de la ONU.

"En Irán no tenemos ese fenómeno, no sé quién le ha dicho a usted que lo tenemos", añadió.

Ahmadinejad fue desafiado durante su aparición con cifras de Amnistía Internacional sugiriendo que 200 personas fueron ejecutadas en Irán en lo que va del año, entre ellos homosexuales. Insultado por su anfitrión

El presidente iraní fue recibido con recriminaciones por el rector de la Universidad de Columbia, quien le dijo que se comporta como un "dictadorzuelo cruel".

Ahmadinejad sonrió cuando el rector Lee Bollinger, quien lo invitó a visitar la universidad, lo criticó por la falta de respeto a los derechos humanos en Irán y su política exterior y haber defendido en repetidas veces la aniquilación de Israel y haber negado el Holocausto.

"Señor Presidente, alardea usted de todos los indicios de un dictadorzuelo cruel", dijo Bollinger entre aplausos.

Agregó que la negación del Holocausto que sostiene Ahmadinejad podría engañar al analfabeto y al ignorante.

"Cuando acude a un lugar como éste, hace usted el ridículo", insistió Bollinger. "La verdad es que el Holocausto es el evento más documentado en toda la historia de la humanidad".

Ahmadinejad se levantó para aplaudir y, tras una invocación religiosa, dijo que las palabras iniciales de Bollinger fueron "un insulto a la información y conocimiento de la audiencia presente".

"Fueron insultos y afirmaciones incorrectas, desgraciadamente", dijo Ahmadinejad, y acusó a Bollinger de caer bajo la influencia de la prensa y los políticos hostiles de Estados Unidos.

"Comenzaré sin haber quedado afectado por este tratamiento poco amistoso", indicó el líder iraní.

Durante una sesión de preguntas y respuestas con la audiencia, Ahmadinejad pareció molesto y en determinado momento negó que pusiera en duda la existencia del Holocausto.

"Admitimos que ocurrió, ¿qué tiene que ver eso con el pueblo palestino?", preguntó el Presidente.

Agregó que lo que defiende es el derecho de los eruditos europeos, en aparente referencia a un reducido número de enjuiciados en sus países por negar o minimizar el Holocausto.

"Nada es conocido como un absoluto", insistió.

El Presidente iraní no mencionó directamente las acusaciones de Bollinger, y se centró en una larga discusión religiosa salpicada de citas del Corán antes de criticar al Gobierno estadounidense actual y sus predecesores por acciones que fueron desde las interferencias telefónicas sin mandamiento judicial a los bombardeos atómicos de Hiroshima y Nagasaki.

Bollinger fue intensamente criticado por haber invitado a Ahmadinejad a Columbia.