Notimex
La Secretaría de Salud del Distrito Federal, en coordinación con el UNICEF, puso en marcha el Programa de Prevención de VIH-Sida en Mujeres Embarazadas, con el fin de reducir la tasa de infantes portadores del virus de la inmunodeficiencia humana
En un comunicado la dependencia capitalina informó que esa acción forma parte de las políticas públicas que impulsa el Gobierno del Distrito Federal en materia de salud.

El programa se impartirá durante dos días, a partir de este martes, a directores, jefes jurisdiccionales y subdirectores de atención prenatal de los hospitales, centros de salud y de las cinco clínicas especializadas de la red hospitalaria de la SSDF.

Durante la inauguración del Taller de Sensibilización y Capacitación, el subsecretario de la dependencia, Ignacio Villaseñor Ruiz, agradeció el apoyo de la representante del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), Susana Sottoli, por estimular la creación de talleres con esta temática.

En la Clínica Condesa, especializada en la atención de enfermos de VIH/Sida, el funcionario también le agradeció que contribuya con el gobierno local en la promoción de medidas que reduzcan la exposición de infantes a la transmisión vertical (madre-hijo) del virus.

A su vez, Javier Ortiz Ibarra, médico especialista en el tema y con una experiencia de más de 20 años, expuso que de los 121 mil 718 casos acumulados en México, aproximadamente de 23 por ciento son menores de 15 años.

Agregó que del total de los casos reconocidos entre adultos y menores, sólo 48 mil tienen acceso a servicios de salud adecuados, por lo que exhortó a colocar como tema central en la agenda pública la prevención en la transmisión perinatal.

Capacitar al personal directamente responsable para practicar pruebas rápidas y tratamientos oportunos, reduce hasta 0.1 por ciento las probabilidades de que un recién nacido resulte infectado aun cuando su madre sea seropositiva, explicó.

La ubicación de los centros de atención y el tiempo de entrega de resultados de las pruebas pertinentes, aunados al estigma y la discriminación que prevalece en algunos hospitales, abundó, son los principales puntos a vencer para mitigar las alarmantes cifras.

La directora del Instituto de las Mujeres del Distrito Federal, Martha Lucía Mícher Camarena, detalló que en los últimos años la epidemia se ha "feminizado", convirtiéndose en una de las principales causas de muerte de mujeres en América Latina.

Sigue

En marcha en el DF... dos... Latina

Refirió que en la Cumbre Mundial sobre VIH, celebrada el año pasado en la ciudad de México, los especialistas explicaron que a diferencia de 1987, cuando se registraba una mujer por cada 23 infectados, la cifra aumentó a una portadora por cada cuatro hombres.

Las mujeres indígenas y expuestas a situaciones de pobreza son las más vulnerables, acotó, pues enfrentan condicionantes socioculturales que complican las formas de negociación entre la pareja sobre los métodos de protección que deben usar.

La ciudad de México, afirmó Mícher Camarena, ocupa el primer lugar en el número de casos detectados desde 1995 hasta 2007, con siete mil 430 casos, de los cuales más de 20 por ciento corresponde a mujeres.

Factores como la violencia de género y las prácticas socioculturales que impiden el uso del condón contribuyen a la desinformación sobre el tema, por lo que son necesarias campañas de promoción del uso del preservativo femenino y otros métodos de barrera.

La aplicación de programas de consejería y prevención dirigidos a embarazadas permite tener mayor acercamiento y una detección oportuna, lo que posibilita que haya menos niños infectados, concluyó.