José Carreño/Excélsior
México, D.F..- La situación geográfico-estratégica de México lo coloca en una "relación de subordinación" respecto de Estados Unidos, debido a su vulnerabilidad territorial y su falta de control de rutas marinas, comentó un estudio geopolítico de la empresa de análisis estratégico Stratfor.
De acuerdo con el análisis, el montañoso terreno del país carece de una red de transportación fluvial, lo que hace difícil la generación y acumulación de capital y lo deja "dependiente del capital externo y a merced de la dinámica del mercado internacional".

De hecho, agregó, "comparte una subdefendida frontera de 3 mil 200 kilómetros con Estados Unidos, el principal mercado consumidor del mundo, lo que deja a su economía -que confía en EU para importar todo, desde computadoras y drogas, así como para exportar alimentos- muy dependiente de las variaciones del mercado estadunidense.

"México debe confiar militarmente en Estados Unidos para defender su vulnerable flanco este, y por tanto, es altamente vulnerable a la influencia política estadunidense", añadió.

De hecho, en una monografía, Stratfor opinó que la naturaleza del territorio de México es tanto una ventaja como una desventaja desde un punto de vista puramente militar, toda vez que de acuerdo con el análisis hace difícil la invasión, pero también la defensa.

El país controla dos territorios que el texto considera como particularmente importantes desde el punto de vista estratégico: las penínsulas de Baja California y de Yucatán.

Considera que ninguna de las dos es particularmente rica en recursos, pero sin ellas el país sería muy vulnerable a ataques externos . Anotó que Yucatán, por ejemplo, le permite controlar una de las rutas de acceso al Golfo de México.

"Es mucho más fácil invadir a México desde el mar", continuó el documento, al señalar que para que México logre "una apariencia de verdadera seguridad, debe ser capaz de vigilar el mar".

Siempre, según el texto, es de recordar que "no sólo Europa se encuentra a través del Atlántico, sino la gran mayoría de la población costera de Estados Unidos también se encuentra justo al noreste. En el futuro, el aumento de la capacidad naval brasileña podría plantear otro posible desafío a México en el Caribe".

El análisis apuntó que "para proteger el núcleo (de México) de estas amenazas potenciales, México debe ejercer influencia sobre la boca del Caribe. Y efectivamente para ello México necesita de la Florida y Cuba", lo que en su opinión "coloca a México en competencia directa con Estados Unidos para sus necesidades estratégicas"

De hecho, estimó también que con el control de Baja California y Yucatán, México alcanzó el máximo posible de sus requerimientos estratégicos sin chocar con Estados Unidos.

El documento planteó que "así como Estados Unidos necesita el control de la Florida y por lo menos neutralizar cualquier amenaza planteada por Cuba para proteger sus instalaciones de exportación en la desembocadura del río Mississippi, México necesita controlar el tránsito por el Caribe.

Para Stratfor "sólo hay sitio para una gran potencia en América del Norte, y mientras Estados Unidos dominen las rutas navales a la parte sur del continente, México debe mantener una relación no hostil con Estados Unidos a fin de asegurar su propio territorio".

Ahora bien, el control de su entorno pondría a México en la posibilidad teórica de recuperar los territorios perdidos en la guerra de 1847, "asumiendo que tuviera la capacidad militar para asegurarlos y retenerlos", continuó el texto de Stratfor.