México, D.F. .- El secretario de Seguridad Nacional de EU, Michael Chertoff, elogió hoy la política contra el narcotráfico del presidente de México, Felipe Calderón, y agradeció las extradiciones de líderes de los carteles a su país.
"No tengo más que buenas cosas que decir en cuanto a la manera que el presidente Calderón está combatiendo el crimen organizado en México, que constituye una verdadera amenaza a la autoridad del Gobierno y al orden jurídico", dijo Chertoff en una rueda de prensa ofrecida en Puerto Peñasco (Sonora, norte).

Según una versión de la comparecencia ofrecida por el gobierno de Sonora, organizador de la XXV Reunión de Gobernadores Fronterizos, el ministro estadounidense dijo que Washington estaba "muy contento" con México, particularmente con acciones como "la extradición de capos" y la identificación de líderes del tráfico de drogas.

Chertoff expresó además su deseo de que ambos gobiernos puedan continuar "como socios trabajando" en ámbitos como la seguridad en la frontera.

Además comentó que EU colabora estrechamente con las autoridades de México, al igual que hace con las de otros países, en "poder detectar e impedir entrada de un terrorista" a su país.

El alto funcionario estadounidense reconoció también que el crimen organizado es "algo que amenaza a ambos países y que ha sido una amenaza seria desde hace mucho tiempo", que para ser abatido requiere de mayor coordinación de EU con el gobierno federal y los de los estados del norte de México.

Estas declaraciones las realizó Chertoff acompañado del gobernador de California, Arnold Schwarzenegger, y del de Sonora, Eduardo Bours, quien cedió hoy al también actor estadounidense la presidencia de este foro político de cooperación fronteriza tras un año en el cargo.

El presidente Calderón, del conservador Partido Acción Nacional (PAN), asumió el poder en México el pasado 1 de diciembre por un período de seis años y ha convertido en una de sus prioridades el combate frontal al narcotráfico.

Para ello ha desplegado a miles de soldados y agentes de la Policía Federal Preventiva (PFP) por las zonas más disputadas del país.

De enero a agosto de este año al menos 1.950 personas han sido asesinadas de forma violenta en México, según datos ofrecidos este mes por la Procuraduría General de México (PGR).