Kandahar (Afganistán).- La investidura del presidente afgano, Hamid Karzai, que hoy asumió su segundo mandato en Kabul, se vio ensombrecida por dos atentados suicidas perpetrados en el sur del país y que causaron 10 víctimas civiles y la muerte de dos soldados estadounidenses.

Una explosión ocurrida esta tarde en las inmediaciones de una estación de policía causó la muerte de diez civiles, entre ellos dos niños, según informó el jefe de la polícia de la provincia de Urusgan.
Kandahar (Afganistán).- La investidura del presidente afgano, Hamid Karzai, que hoy asumió su segundo mandato en Kabul, se vio ensombrecida por dos atentados suicidas perpetrados en el sur del país y que causaron 10 víctimas civiles y la muerte de dos soldados estadounidenses.

Una explosión ocurrida esta tarde en las inmediaciones de una estación de policía causó la muerte de diez civiles, entre ellos dos niños, según informó el jefe de la polícia de la provincia de Urusgan.

Los agentes, que responsabilizan a los talibanes de la explosión, consiguieron detectar y disparar al atacante que sin embargo logró activar los explosivos.

Por otro lado, en la provincia sureña de Zabul dos militares estadounidenses perdieron la vida tras un atentado, según informó el Ejército norteamericano. Los insurgentes atacaron una base norteamericana e hicieron estallar el automóvil en el que viajaban, dijo un portavoz policial. Los talibanes reclamaron la autoría del atentado a través de un comunicado.

Los ataques se produjeron poco después de que Karzai jurase en Kabul su segundo mandato como presidente de Afganistán y dijese que el Ejército y la policía locales deberían ser capaces de asumir la seguridad del país de aquí a cinco años.