Eunice, la mediana de los nueve hijos de Joseph Kennedy y su esposa Rose, murió el martes a la edad de 88 años en compañía de su esposo, Sargent Shriver, sus 5 hijos y sus 19 nietos, después de sufrir una serie de infartos.
Washington, EU.- Eunice Kennedy Shriver, hermana de un presidente y dos senadores de Estados Unidos y fundadora de los Juegos Olímpicos Especiales, fue enterrada hoy en una ceremonia reservada a su familia que sucedió a un funeral público al que asistieron miles de personas.

Docenas de miembros de la familia Kennedy, entre ellos Robert F. Kennedy Jr., dieron el último adiós a Eunice en Cape Cod (Massachusetts) de forma privada, tras la larga despedida que el jueves compartieron con una multitud de desconocidos y cámaras de televisión.

En esa ceremonia, los familiares de Eunice se situaron en el altar de la iglesia católica Nuestra Señora de la Victoria, a la que la homenajeada asistía regularmente, y escucharon las historias de decenas de asistentes que quisieron expresar su aprecio por la hermana del presidente John F. Kennedy.

Eunice, la mediana de los nueve hijos de Joseph Kennedy y su esposa Rose, murió el martes a la edad de 88 años en compañía de su esposo, Sargent Shriver, sus 5 hijos y sus 19 nietos, después de sufrir una serie de infartos.

Entre sus hermanos se encuentra también el senador Robert Kennedy, asesinado en 1968 en plena campaña por la Casa Blanca, y Edward Kennedy, quien todavía es miembro del Senado de Estados Unidos y fue una de las ausencias más notables en la vigilia.

El representante de Massachusetts, que sí estuvo presente en una ceremonia íntima de despedida el martes por la noche, tampoco asistió hoy al entierro privado de Eunice, aunque sí lo hizo su mujer, Vicki Reggie Kennedy.

Los asistentes a la ceremonia también echaron en falta al senador Ted Kennedy, gravemente enfermo de cáncer cerebral.

Políticos como el vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, y el gobernador de California, Arnold Schwarzenegger, casado con la hija de la fallecida Maria Shriver, estuvieron entre los rostros famosos que acudieron a presentar sus respetos.

A ellos se unió la multimillonaria presentadora de televisión Oprah Winfrey, quien aseguró en su página web que Eunice podría haber sido una "gran presidenta" del país, porque "personificaba la idea del líder sirviente".

Winfrey se refería a la lucha de Eunice por los derechos de quienes padecen discapacidad mental y física, a los que ayudó a través de la Fundación Joseph P. Kennedy y la fundación de los Juegos Olímpicos Especiales.

Cientos de discapacitados mentales y atletas que compiten en disciplinas del olimpismo especial se desplazaron ayer hasta la localidad de Massachusetts para depositar sentidos mensajes junto al ataúd de Eunice, como uno en el que podía leerse "nos enseñaste a llevar la cabeza bien alta".

Por su parte, Robert Kennedy Jr. ilustró con recuerdos de su infancia la tesis de que su tía fue una "mujer piadosa" y una figura humanitaria "que veía lo bueno de cada ser humano".

"Hay tanto orgullo y amor en torno a ella, que estamos viviendo más felicidad que tristeza", dijo el hijo del fallecido senador Robert Kennedy.