Redacción
Saltillo, Coah.- Debido a la doble ejecución de los mandos medios de la Policía Estatal, que ocurrió la tarde del miércoles en la colonia Doctores, varios policías no han laborado con toda la tranquilidad como lo hacían cada día.
Cuando este medio informativo entrevistó a oficiales de distintas dependencias para ser cuestionados sobre si cuentan con una protección similar a la de sus superiores, no quisieron dar detalles, y mucho menos ser fotografiados.

"La verdad con lo que ocurrió ayer (jueves) ya no queremos arriesgarnos, porque si salimos en medio ya no sabemos si vamos vivir mañana o que los `narcos' tomen venganza con nuestra familia, para acabarla de chin. "No me estoy manifestando, sólo pido que nos capaciten para manejar armas de alto calibre y así enfrentar a la delincuencia y nos guarden respeto, pero ahorita la cosa ya se puso muy canija", fueron las declaraciones del policía ministerial "Francisco".

Las capillas donde fueron velados los restos mortales de Hugo Eleazar Sandoval Córdoba y Víctor Adán Uresti Maldonado, permanecieron custodiadas día y noche por autoridades de las distintas corporaciones policiacas para proteger la integridad física de los presentes.

Elementos de la División Prevención y Tácticas (Dipret) uniformados y con vestimentas de civil, equipados con binoculares y con armas de alto poder, mantuvieron vigilado el bulevard Nazario S.

Ortiz Garza frente al distribuidor vial. No se les permitió el acceso a los empleados de distintas florerías que acudieron a hacer entregas de adornos florales enviados a los comandantes caídos en cumplimiento de su deber. La mayoría de los artículos eran recibidos por dos oficiales de la misma Policía Estatal, e inspeccionaron las leyendas escritas en las cintas y a cualquier visitante se le pedía su registro obligatorio en la puerta de acceso.