Madrid, España.- Los cantantes Miguel Bosé, Shuarma y el grupo Dover entregaron hoy en el Palacio de la Moncloa -residencia del presidente del gobierno de España- 600.000 firmas recogidas en sus conciertos para exigir un acuerdo de comercio "coherente" y justo con Africa como parte de una campaña de Intermón Oxfam.
Hasta la fecha, artistas, deportistas e intelectuales de todo el mundo han conseguido reunir más de veinte millones de firmas para apoyar esta causa.

Durante el acto se dio a conocer el informe "100 días. Las negociaciones comerciales amenazan el compromiso de España con Africa", en el que Intermón Oxfam denuncia la actuación del Gobierno español ante los acuerdos que se están desarrollando entre la UE y los 76 países de Africa, el Caribe y el Pacífico (ACP) y en los que éstos se juegan su desarrollo social y económico.

En opinión de la ONG, los acuerdos pueden alterar negativamente el futuro de 750 millones de familias y seguir impulsando la emigración africana.

Recuerda a la Administración que sólo tiene cien días para modificar su postura, fecha límite de negociación entre las partes.

El cantante Miguel Bosé, que lleva dos años colaborando con esta ONG, declaró a la prensa que España invierte una cifra "muy importante" de ayuda a la inmigración que "no es coherente" con su postura comercial.

Explicó que con que solo el uno por ciento del comercio internacional se pusiera de parte de estas naciones afectadas, alrededor de 130 millones de familias recuperarían "una dignidad, un trabajo y una independencia que no sobrecargaría a España".

Amparo Llanos, voz del grupo Dover, indicó que se pretende que el Gobierno español no se centre tanto en proteger el libre comercio que favorece al propio y que desfavorece a continentes como Africa.

Los artistas, junto con los representantes de la ONG fueron recibidos por el jefe del gabinete de Presidencia, José Enrique Serrano, y el secretario de Estado de Comunicación, Fernando Moraleda y han pedido una cita con el Presidente de Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.