Boston, Massachusetts.- Desde la matemática de las sábanas arrugadas hasta los esfuerzos de los militares estadounidenses por fabricar una "bomba gay", los galardones Ig Nobel de este año premiaron logros científicos legítimos, divertidos o raros, y entre los homenajeados hay argentinos y un chileno.
La revista "Annals of Improbable Research" (Anales de Investigaciones Improbables) entregó los premios el jueves en la noche en el teatro Sanders de la Universidad de Harvard.

De los 10 galardones Ig Nobel otorgados, uno correspondió al profesor Enrique Cerda Villablanca, de la Universidad de Santiago, en Chile, quien lo compartió con el profesor de matemáticas aplicadas de la Universidad de Harvard, L. Mahadevan. Ambos investigaron el problema de las sábanas arrugadas.

Lo curioso es que los diseños de arrugas en las sábanas también están presentes en la naturaleza, tanto en la piel animal como humana, así como en la ciencia y en la tecnología, destacaron los investigadores.

"Demostramos que es posible entender (toda clase de arrugas) usando una fórmula muy simple", dijo Mahadevan. Por otra parte, un equipo de la Universidad Nacional de Quilmes, en Buenos Aires, Argentina, descubrió que cobayos (hamsters) que reciben la droga Viagra, que intenta resolver problemas de erección en el órgano masculino, necesitaban un 50 por ciento menos de tiempo para recuperarse del "jet lag", o desfase de horario sufrido tras un largo viaje en avión.

La Fuerza Aérea de Estados Unidos ganó el Premio Nobel Ig de la Paz por su propuesta para desarrollar una "bomba gay".

Se trataría de un arma química que convierte a los soldados enemigos en amantes de sus propios camaradas de armas -masculinos- y por lo tanto, en seres reacios a disparar contra sus atacantes.

Marc Abrahams, editor de "Annals of Improbable Research", dijo que habló con varios oficiales de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, en actividad o retirados, para que aceptaran el premio a la paz en persona. Pero nadie quiso recibir el galardón en homenaje a la "bomba gay".