México, D.F. .- En un lapso de entre cinco y 10 años la medicina genómica mexicana estará en condiciones de aplicarse en la población, como ya se realiza en naciones desarrolladas, informó el Instituto Nacional de Medicina Genómica (Inmegen), organismo que adelantó que tiene en proceso la validación de los marcadores que permiten conocer cómo se deben utilizar algunos fármacos.
Durante el anuncio de la realización en la ciudad de México de la Reunión Internacional de Líderes en Medicina Genómica, Aspectos Regulatorios Emergentes (del 21 al 23 de mayo), se informó que el cáncer es una de las áreas de estudio prioritarias del Inmegen y que en la actualidad se han encontrado proteínas características de tumores de mama. Asimismo, dio a conocer que se desarrollan investigaciones interinstitucionales sobre cáncer de tiroides, de los cuales se cuenta con resultados preliminares.

El director general del Inmegen, Gerardo Jiménez Sánchez, detalló que en el instituto se desarrollan estudios de farmacogenómica para determinar si un medicamento produce efectos tóxicos o benéficos en el paciente, lo cual evitará los altos costos que ocasionan los daños secundarios de los fármacos, que ascienden a miles de millones de dólares, además de permitir su uso racional.

Precisó que el instituto tiene en proceso la validación de los marcadores que permiten conocer cómo se deben utilizar algunos fármacos, como anticoagulantes, en pacientes con infarto o mujeres con trombosis venosa.

Refirió que México ha terminado la primera fase del mapa del genoma de los mexicanos, que ha implicado medir 115 mil variaciones de un grupo de personas de diferentes entidades del país. Adelantó que está en proceso la segunda fase, que incluye la medición de 550 mil variaciones en el mismo grupo, para después entrar a la tercera etapa, en la que se busca alcanzar 1.5 millones de datos genéticos de cada una de las muestras.

El mapa del genoma humano es un texto escrito con tres mil millones de letras en un alfabeto donde sólo hay cuatro (A, G, T y C) y en el caso de la población mexicana alrededor de 20 predisponen a diabetes, obesidad, cáncer de colon o hipertensión.

El trabajo es arduo y caro; sin embargo, cuando se logre se le podrá recomendar a cada persona qué estilo de vida debe llevar, señaló el funcionario.