Mark Cook, jefe de Neurología del Hospital San Vicente de Melbourne, Australia, muestra el nuevo dispositivo de alerta para pacientes que sufren epilepsia, y que fue implantado por primera vez a un hombre de 26 años afectado por esta patología. Foto EFE
Francisco Galindo/EFE-Reportajes
En la gran mayoría de los casos, una persona afectada de epilepsia si es tratada adecuadamente puede llevar una vida perfectamente normal. Existen sin embargo variantes más agudas de la enfermedad en las que el problema se puede resolver mediante cirugía.
Madrid, España.- En este sentido, el doctor Gary Mathern, jefe del Programa de Cirugías de Epilepsia y profesor de Neurocirugía Pediátrica de la Universidad de Los Angeles (EU), afirma que las cirugías que hoy se practican en cerebros de niños con epilepsia tienen ahora mejores resultados a la hora de eliminar las convulsiones, según un estudio del ámbito académico californiano.

Según el protocolo de la Comisión de la Liga Internacional contra la Epilepsia (ILAE, en inglés), con sedes en Bruselas y Connecticut (EU), las crisis epilépticas pueden ser simples o complejas, y la gravedad de los síntomas puede variar enormemente, desde simples episodios de ausencias momentáneas hasta pérdida del conocimiento y convulsiones violentas.

El tipo de convulsión que cada paciente experimenta depende de diversos factores, como la zona cerebral afectada y la causa subyacente de dicha convulsión. Algunos afectados describen el preludio de la crisis como "una sensación extraña", que incluye un hormigueo, olores de origen indeterminado y  cambios emocionales.

Mark Cook, jefe de Neurología del hospital San Vicente de Melbourne (Australia), ha diseñado un nuevo dispositivo de alerta para pacientes que sufren epilepsia, que ya ha sido implantado recientemente y con éxito a un joven de 26 años, afectado por esta patología.

INVESTIGACIONES CONTINUADAS

Las investigaciones sobre la etiología y tratamiento de esta patología son constantes y no dejan de sorprender tanto a científicos como a afectados y familiares de epilépticos, cuyas asociaciones lanzan periódicamente mensajes a la opinión pública para advertir de que epilepsia y vida normal son compatibles.

Uno de los descubrimientos más recientes es el que ha llevado a cabo el equipo de investigadores de la Universidad de Colonia (Alemania) tras identificar una mutación común que subyace a las epilepsias.

La investigación partió del axioma de que aproximadamente un tercio de todas las epilepsias son calificadas de idiopáticas generalizadas (EIG), cuyas causas se desconocen en su mayor parte. Trabajos previos habían advertido de factores genéticos de riesgo potencial en una porción del cromosoma 15, que, según se ha averiguado, tienen una mutación que resulta en un riesgo elevado de diferentes combinaciones de retraso mental, esquizofrenia, autismo y epilepsia.

Según el equipo investigador, dirigido por Thomas Sander, esa supresión se da, aproximadamente, en un uno por ciento de los individuos con las epilepsias referidas que no sufren algún tipo de retraso mental o psicosis.

EPILEPSIA ROLANDICA

Otro equipo investigador de la Universidad de Columbia (EEUU) ha descubierto un gen implicado en el desarrollo de la epilepsia rolándica, que es la más común en los niños. Aparece entre los 3 y los 12 años y se caracteriza por ataques matutinos que causan, durante unos minutos, la pérdida del tono muscular de la cara y lainterrupción del habla.

Tras analizar el genoma de 38 familias con miembros afectados por ese tipo de epilepsia y compararlo con el de individuos sanos, los científicos descubrieron un gen en el cromosoma 11 relacionado con la enfermedad: el ELP4. Ese gen tiene a su vez relación con un grupo de genes que influyen en la organización de los circuitos cerebrales durante el desarrollo.

El equipo investigador estadounidense asegura que su descubrimiento puede arrojar luz en relación con el estudio de la hiperactividad, la dispraxia y la dificultad de coordinación en el desarrollo, ya que los niños que padecen este tipo de problemas presentan las mismas pautas cerebrales que los niños con epilepsia rolándica.

CASTIGO DIVINO

En su libro "Epilepsia: historia, leyenda, arte", presentado recientemente, el neurólogo Ruiz Ezquerro describe cómo esta enfermedad fue considerada en el pasado como la consecuencia de una posesión demoníaca, un castigo divino o un elemento mágico-religioso.

Este especialista recuerda que las enfermedades mentales -la epilepsia está incluida en este capítulo- han recibido el estigma durante largos periodos históricos, y aún hoy en determinadas culturas, de patologías de origen sobrenatural.
 
"La mayor parte de los casos considerados de posesión demoníaca en el pasado remoto guardarían, en realidad, relación con enfermedades del campo de la neuropsiquiatría, como la esquizofrenia, la histeria y los trastornos disociativos, muchas de ellas neurológicas según el concepto actual, como son las distonías, tics y epilepsias", recalca Ruiz Ezquerro.
 
CONSEJOS EN CASO DE ATAQUE.

Los protocolos de la Comisión de la Liga Internacional contra la Epilepsia (ILAE) establecen unas normas elementales de asistencia a una persona con un ataque convulsivo:

-    No se debe mover al paciente.

-    No introducirle objeto alguno en la boca.

-    Evitar que se golpee en la cabeza durante el periodo convulsivo.

-    Recurrir a los servicios de emergencia en caso de que la persona se haya provocado un traumatismo, se trate de una mujer embarazada o bien si pasados cinco minutos el ataque no remite.

DESTACADOS:

-- Un 80 por ciento de los pacientes permanece libre de síntomas, aunque siempre dependientes del tratamiento.

-- La gravedad de los síntomas puede variar enormemente, desde simples episodios de ausencias momentáneas hasta pérdida del conocimiento y convulsiones violentas.

-- Los pacientes que sufren epilepsias "fármacorresistentes" pueden beneficiarse de algunas formas de tratamiento quirúrgico.

La epilepsia se encuentra en la actualidad "bien tratada", si se considera que un porcentaje muy importante de pacientes, un 80 por ciento, permanece libre de síntomas aunque siempre dependientes del tratamiento.

Esta es la opinión del neurólogo español Juan José Ruiz Ezquerro, quien destaca que los pacientes que sufren epilepsias "fármacorresistentes" pueden beneficiarse de algunas formas de tratamiento quirúrgico, siempre que cumplan unos criterios de selección adecuados.