Ricardo Correa Novoa, por quien los guerrilleros exigían el pago del equivalente a 100 mil dólares, logró huir el pasado 30 de enero y llegó el martes a un sitio que patrullaban tropas del Ejercito
Un agricultor secuestrado por guerrilleros de las FARC hace dos semanas en el departamento de Norte de Santander (noreste), fronterizo con Venezuela, se escapó de sus captores y después de una semana de huir logró ponerse a salvo, informaron la víspera fuentes militares.

Ricardo Correa Novoa, por quien los secuestradores exigían el pago del equivalente a 100 mil dólares, logró evadirse el pasado 30 de enero y llegó el martes a un sitio que patrullaban tropas del Ejercito, informó la Agencia de Noticias de esa fuerza militar situado 500 kilómetros al nordeste de Bogotá.

El labriego, que sufrió heridas en su fuga, estaba en poder del frente número 45 de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) desde el pasado 23 de enero.

La Agencia de Noticias del Ejército indicó que el secuestrado duró siete días tratando de no ser alcanzado por los secuestradores que lo perseguían.

Al contactar a las tropas, Correa Novoa fue evacuado en un helicóptero militar hacia un hospital de Cúcuta (capital de Norte de Santander) , donde le diagnosticaron un trauma cráneo encefálico producto de golpes sufridos al escapar.