Redacción Vanguardia
Saltillo, Coah.- Lorena Ochoa fue la mejor jugadora en el tour de la LPGA este año, algo que avalan sus siete victorias, su primer major y una barrida en los principales galardones.
Pero, ¿fue la mejor jugadora en todo el golf?, ¿mejor que Tiger Woods? En esta pregunta la mexicana aceptaría un empate sin chistar.

"Estoy de acuerdo con que seamos iguales y que ambos hayamos tenido un gran año'', dijo Ochoa en la víspera del campeonato ADT que arrancó ayer, el último torneo del año.

"Quizás el próximo año sea mejor que él'', agregó entre risas, "pero este año ha sido bastante similar, y disfruto que la gente hable sobre eso. Él ganó siete veces, y también un major. Yo también. Así que estamos iguales''.

Luego volvió a reírse, disfrutando de las comparaciones con el que muchos ya consideran como el mejor golfista en la historia. Ochoa cumplió 26 años ayer, y tiene algo más que celebrar, además de su natalicio.

La tapatía está cumpliendo una temporada con la que soñaba en México cuando tenía 13 años y le dijo a su entrenador que su meta era ser la mejor golfista del mundo.

En ese momento, ni siquiera estaba segura quién era la número uno del mundo, probablemente Laura Davies. Annika Sorenstam no tenía ninguna victoria como novata en la gira de la LPGA, y faltaba un año para que Karrie Webb ganara el Abierto Británico, que para entonces no era un major, a sus 20 años.

"Le dije a mi entrenador que quería ser la número uno del mundo. Me tomó mucho tiempo, pero lo hice'', afirmó.

Ochoa finalmente alcanzó y superó a Sorenstam en la primavera, y no tiene intenciones de mirar hacia atrás. Ochoa la presta poca atención a lo que la rodea y se concentra en su propio esfuerzo, una costumbre que quizás adquirió escalando montañas desde niña.

"Trato de concentrarme en mi y asegurarme de mantenerme un paso adelante y trabajar muy duro'', aseguró, "me gusta estar en la cima, así que voy a hacer lo que sea para mantenerme en ella". (AP)