En la imagen, Juan Carlos Onetti. Durante su último año de vida se enclaustró en su casa y murió el 30 de mayo de 1994 en una clínica de Madrid, España. Foto Archivo/Vanguardia
Notimex
De 1928 a 1929 participó en la revista "La tijera".
México, D. F..- El escritor uruguayo Juan Carlos Onetti, nacido el 1 de julio de 1909, es un autor central en español del siglo XX, con obras que se caracterizaron por tener personajes que fracasan en sus objetivos y se enfrascan en diálogos que, como escapatoria, solo tienen sentimientos de erotismo y de ilusión.

Su crecimiento se dio en el seno de una familia que le produjo felicidad. Su padre fue Carlos Onetti, un destacado funcionario de aduanas, y su madre Honoria Borges, descendiente de brasileños.

Al poco tiempo de haber comenzado la secundaria abandonó los estudios para iniciarse en la vida laboral. Al carecer de suficiente instrucción escolar, los trabajos que llegó a ocupar fueron de portero, mozo, vendedor de entradas y vigilante, entre otros.

De 1928 a 1929 participó en la revista "La tijera", y para el último año viajó a la Unión Soviética a fin de conocer el lugar donde se gestaba el socialismo, pero el desconocimiento del idioma lo desalentó.

Contrajo matrimonio en 1930 con su prima María Amalia Onetti, con quien se estableció en Buenos Aires, Argentina. Por esos años publicó algunas notas sobre cine en "Crítica", pero tuvo que retomar sus actividades de vendedor para sostener su reciente matrimonio.

En 1933 fue publicado su cuento "Avenida de Mayo-Diagonal-Avenida de Mayo" y en esa misma época escribió la primera versión de la novela corta "El pozo", de la cual extravío los originales en una de tantas mudanzas.

También ese año se separó de su esposa y regresó a Montevideo, donde contrajo segundas nupcias con Julia Onetti, hermana de su primera compañera.

Para los especialistas, algunos de los autores que tuvieron gran influencia en Onetti fueron William Faulkner, Marcel Proust, Fedor Dostoievski, Jean Paul-Sartre, Albert Camus y Joseph Conrad, entre otros.

En 1936 se desempeñó como secretario de redacción del semanario "Marcha", una de las publicaciones más prestigiosas de Uruguay y donde cada semana publicó la columna literaria "La piedra en el charco". Además, vivió en una habitación del local que ocupó el periódico.

Para diciembre de 1941 apareció su primera novela "El pozo", de la cual solamente se tiraron 500 ejemplares. En ese mismo año comenzó a trabajar en la Agencia Reuters y regresó a Buenos Aires, para trabajar en la misma empresa.

En 1945 contrajo nupcias con Elizabeth María Pekelharing, compañera de trabajo, y ese mismo año se publicó en "La nación" su obra "La casa en la arena", en la cual aparece por primera vez la mítica ciudad onettiana "Saga".

Fue en 1950 cuando apareció "La vida breve", a la que consideró su mejor novela, y cinco años después regresó a Montevideo, donde escribió "El astillero", tal vez su obra más conocida y que dedicó a Luis Batlle Berres.

Al final de ese año se casó por cuarta vez con la argentina Dorothea Muhr y en 1957 fue designado director de Bibliotecas en la División de Artes y Letras de la Intendencia Municipal de Montevideo.

En 1962 obtuvo el Premio Nacional de Literatura de su país y en 1972 fue elegido el mejor narrador uruguayo de los últimos 50 años.

Onetti y otros integrantes del semanario "Marcha" fueron apresados en 1974 por el régimen militar durante cuatro meses. Al salir de la cárcel fijó su residencia en Madrid, España, donde colaboró con algunos artículos para diario "El país".

En 1980 obtuvo el Premio Cervantes de Literatura y cinco años después el Premio Nacional de Literatura. Publicó su última novela, "Cuando ya no importe", en 1993.

Otros de sus escritos son "Los adioses" (1954), "La cara de la desgracia" (1960), "El infierno tan temido" (1962), "Tan triste como ella" (1963), "La muerte y la niña" (1973), "Tiempo de abrazar" (1974) y "Presencia y otros cuentos" (1986).

Durante su último año de vida se enclaustró en su casa y murió el 30 de mayo de 1994 en una clínica de Madrid, España.