Con la declarada ambición de colocarse a la vanguardia de las nanociencias, un sector dedicado a la manipulación de la materia a escala de átomos y moléculas, España y Portugal inauguraron hoy en Braga, en el norte de Portugal, el Instituto Ibérico Internacional de Nanotecnología
Lisboa.- La ceremonia de inauguración del INL (por sus siglas en inglés) fue presidida por el rey Juan Carlos y por el presidente anfitrión, Anibal Cavaco Silva. El acto contó también con la presencia de los jefes de gobierno José Sócrates (Portugal) y José Luis Rodríguez Zapatero (España), así como de varios ministros.

En su discurso, pronunciado en parte en portugués, Juan Carlos afirmó que en tiempos de grave crisis económica, la innovación y la educación son esenciales para reemprender con fuerza la senda del crecimiento y del empleo de forma sostenida.

José Sócrates consideró que el instituto "simboliza una nueva ambición" y representa un "marco histórico" en las relaciones entre Portugal y España. Destacó asimismo que dará "un nuevo impulso" a la cooperación ibérica.

A pesar de tratarse de un instituto binacional, el INL intentará atraer y reclutar, según indicaron los gobiernos, a "los principales investigadores del mundo entero". En total, serán reclutados por los menos 200 científicos hasta el año 2011.

Sócrates destacó que el INL tendrá "una actitud cosmopolita", ya que "no está solamente al servicio de los dos países, sino integrado a la red científica global" y "abierto a la cooperación con otros países".

El INL contará, entre otros, con la colaboración del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) de Estados Unidos, con el que ya fue firmado un acuerdo de cooperación.

Sócrates destacó que la nanotecnología es aplicable en "todas las áreas de la vida humana". Recordó las épocas de los descubrimientos y aseveró que "Portugal y España siempre fueron grandes cuando se abrieron al mundo".

José Luis Zapatero, por su parte, también recordó la "época de los navegantes", anunciando que los dos países "van a diseñar un nuevo atlas, el de la innovación, y conseguir nuevos descubrimientos".

Del nuevo instituto, dijo el jefe del gobierno español, "saldrán soluciones para algunos de los problemas de la humanidad en las áreas de la medicina, el medio ambiente y la economía".

"Este centro", dijo Zapatero, "surge de un fuerte compromiso de progreso y cooperación entre los pueblos".

El instituto comenzará a funcionar el próximo lunes. Sin embargo, las obras de todas las instalaciones, de un total de 26.000 metros cuadrados, no estarán finalizadas hasta principios de 2010. Se espera que los primeros científicos contratados puedan ser recibidos a mediados del año próximo.

El proyecto, dirigido por el español José Rivas Rey, catedrático de la Universidad de Santiago de Compostela, fue lanzado en 2007 en la XXIII Cumbre Ibérica y tuvo una inversión inicial de 30 millones de euros (unos 42,3 millones de dólares). A este monto ascenderá también el presupuesto anual del INL.

Los laboratorios del instituto están situados en el centro de Braga al pie del Monte de Bom Jesus, un histórico santuario de peregrinaje. El INL se dedicará a cuatro sectores principales:nanomedicina, medio ambiente y control de alimentos, nanoelectrónica y nanomáquinas, así como materiales.