Notimex
La titular de la SIEDO, Marisela Morales Ibáñez, señaló que la cooperación internacional es la mejor opción para que los sistemas de seguridad y justicia estrechen capacidades, intercambien conocimientos y fortalezcan herramientas jurídicas contra la explotación laboral y sexual de mujeres y niños.
México.- Durante la clausura del diplomado "Trata de personas y procuración de justicia", la subprocuradora de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada indicó que la vía más sólida para fortalecer las capacidades de las instituciones es el diálogo y la capacitación del personal.

A su vez, la fiscal especial para los Delitos de Violencia contra las Mujeres, Guadalupe Morfín Otero, señaló que éste delito atenta contra la dignidad y el bienestar de las víctimas, de sus familias, y afecta a los sectores más vulnerables de la población.

Según un comunicado, indicó que la persecución del ilícito de trata de personas es una labor compleja, ya que en muchas ocasiones está asociado con formas de delincuencia organizada o disfrazada de flujos migratorios internacionales.

"Por ello la comunidad internacional ha promovido medidas orientadas a prevenirla y sancionarla, interponiendo la cooperación multinacional", apuntó la titular de la Fiscalía Especial para los Delitos de Violencia contra las Mujeres y Trata de Personas (Fevimtra).

Comentó que la Ley Federal para Prevenir y Sancionar la Trata de Personas, la Ley Federal contra la Delincuencia Organizada, el Código Federal de Procedimientos Penales y el Código Penal Federal tipifican ese delito y ordenan la atención de las víctimas.

"Este amplío marco normativo dota a nuestro sistema de una base jurídica consistente y confiable para que cumplamos con nuestro deber", precisó Morfín Otero.

En tanto, Francisco Maass Peña, encargado del despacho de la Coordinación de Planeación, Desarrollo e Innovación Institucional de la Procuraduría General de la República (PGR), resaltó la importancia de contar con personal especializado para prevenir y combatir la trata de personas.

"Estamos frente al tercer delito que reporta mayores ingresos al crimen organizado a nivel internacional, precedido sólo por el tráfico ilícito de drogas y de armas", precisó el funcionario.

Indicó que en nuestro país los gobiernos federales y estatales se han comprometido a generar políticas educativas, sociales, culturales y de cooperación con instituciones y organizaciones no gubernamentales, así como con la sociedad civil para desalentar este delito.