Notimex
Las piezas han sido retenidas a través de una petición diplomática, pero se ha iniciado acción legal por parte de la PGR y de la Secretaria de Relaciones Exteriores para recuperarlas
Más de 600 piezas de arte prehispánico mexicano, pertenecientes a una colección privada, se encuentran detenidas en Munich, Alemania, en espera de poder ser recuperadas por México, informó hoy aquí Alfonso de Maria y Campos, director del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) .

En entrevista realizada durante un homenaje dedicado al historiador Silvio Zavala, el funcionario dijo que las piezas han sido retenidas a través de una petición diplomática, pero que se ha iniciado acción legal por parte de la Procuraduría General de la República (PGR) y de la Secretaria de Relaciones Exteriores (SRE) para recuperarlas.

Las piezas, detalló De Maria, proceden de una exposición que se realiza desde 1993, en donde figuran objetos arqueológicos de otros cinco países latinoamericanos y que incluyen de 600 a 650 piezas mexicanas. "Los países latinoamericanos que tenían piezas ahí -dijo- y México encontraron que ahí había por un lado muchas piezas falsas y por otro, piezas que no se podía saber su origen y que eran originales".

"Desde entonces -agregó- se inicio una negociación diplomática que finalmente tuvo éxito en esta administración (a finales del año pasado y a principios de 2008), con España tenemos un convenio cultural de repatriación, ese país mandó una petición cautelar de mantener las piezas ahí".La colección, que incluye piezas olmecas, mayas, teotihuacanas y aztecas, había sido presentada por su propietario, Leonard Patterson, en dos museos de la capital de Galicia, a donde asistieron la premio Nobel de la Paz 1992, Rigoberta Menchú, y las autoridades del gobierno regional.

Ante el reclamo de los países incluídos, la colección fue retenida en España, sin embargo, agregó, "el dueño de la colección lo que hizo fue pagarle al bodeguero que la tenía y como no estaba vigilada, se fue hacia Munich". "Al ser un envió muy sospechoso, que no venía muy bien documentado, lo detuvo la aduana de esa ciudad y dos investigadoras del INAH, (entre ellas Laura Pescador, coordinadora nacional de Arqueología), fueron a Frankfurt, donde México tiene un consulado, y ahí hicieron las primeras acciones de llevar lo que se había entregado en España anteriormente", adujo.

Las especialistas hicieron la identificación de las piezas mexicanas e iniciaron junto con la PGR y la SRE dos procedimientos diferentes, "uno consiste en que las piezas se vuelvan a España, toda vez que ahí se iniciaría un procedimiento para regresarlas a México.El otro proceso se realizó en Alemania, donde una labor diplomática evitó que las piezas siguieran su curso, y " se pudieran detener con una acción preventiva, pero al mismo tiempo hicimos una denuncia penal, a través de una instancia jurídica de la PGR porque ahí, si no hay decisión de un juez, no se pueden detener más tiempo por via diplomática".Es por ello que, de no prosperar las acciones legales emprendidas, las piezas arqueológicas mexicanas en las que se incluyen "desde algunas muy pequeñas a otras grandes de piedra", se mantienen en una situación de peligro que las podría llevar a perderse entre las fronteras europeas.

La colección se mantuvo durante 10 años en resguardo en España, pero una vez trasladadas por su dueño, hasta que los gobiernos de Guatemala, México y Perú empezaron el reclamo de las piezas que consideran de su propiedad.