Jesús Jiménez Alvarez
Son varias las empresas que ya iniciaron el obligado reparto de utilidades, sin embargo, el sector comercio no tiene gran perspectiva sobre el aumento en ventas, como ocurría en años pasados cuando se presentaba una derrama económica sumamente considerable.
"Antes, esta temporada significaba un incentivo al consumo, una reactivación en las ventas, pero ahora la gente "pensará dos veces" antes de gastar su dinero", comentó a la sección DINERO el director-gerente de la Canaco-Saltillo, César Armando Valdés Ramos, quien explicó que "la temporada de utilidades ya no representa ninguna `emoción' extra".

General Motors se encuentra entre las empresas que han iniciado su reparto de utilidades; entre el personal de su complejo industrial en Ramos Arizpe, sus trabajadores estarían recibiendo aproximadamente 12 mil pesos cada uno, y también empresas como Chrysler, Magna y otras importantes compañías de la localidad.

"Está mal que yo, como Director de la Cámara, haga esta apreciación porque uno de los principios básicos del comercio es promover la derrama, pero la situación de zozobra por la que está atravesando la industria automotriz y subsidiarias obliga a la gente a tener mucho más cuidado con su dinero y la forma de gastarlo", expresó Valdés Ramos.

Dijo que definitivamente sí habrá derrama, "pero ésta será mucho más lenta que en años anteriores, porque ahora se analizará muy bien por parte de las familias, si se realiza alguna compra extraordinaria, o si se guarda como reserva para los contratiempos que más adelante se puedan presentar, lo que indica que ahora tenemos gente más consciente.

"Estoy seguro que no vamos a ver más compras desordenadas e intensivas, sino por el contrario, las familias harán adquisiciones más selectivas, lo cual también es un reto para el sector comercio, que tendrá que mejorar mucho la calidad de sus productos y su oferta de precio para poder competir contra las grandes firmas", expresó el directivo del comercio organizado.