"Kaká" muestra su decepción después de que Brasil fuera eliminada del Mundial de Sudáfrica. Foto: EFE
El Universal
Una prensa antagonista a Dunga habla del fracaso de la selección brasileña y los yerros de su director técnico
Ciudad de México.- Las esperanzas de Brasil estaban en lo más alto de Sudáfrica 2010. Cualquier cosa que no fuera regresar a casa con la sexta Copa del Mundo sería causa de una tragedia nacional. Y así fue.

Esta tarde, el Scratch du oro fue eliminado en Cuartos de final por la selección de Holanda, con un marcador de dos goles por uno. Para los medios brasileños "se escapó la oportunidad de ser Hexacampeones del Mundo".

Para O Globo, el principal diario de Brasil, la actuación de la verde amarelha fue "irreconocible en el segundo tiempo" y acepta además que Holanda despojó a Brasil del balón.

Para el diario Folha, lo de Brasil fue un problema de marcación por la vía aérea, falta de orden y disciplina de la que tanto hace alarde Dunga. Es necesario recordar que Dunga nunca tuvo a la prensa de su lado, ni a muchos jugadores que dejó de lado en pos de tener un conjunto disciplonado; fuerte en la marca, ordenado en la salida y letal al ataque.

Incluso Pelé y Johan Cruyff criticaron fuerte al Brasil de Dunga. Ambos astros, maestros del futbol ofensivo encontraron a la canarinha poco imaginativa, predecible e incluso aburrida.

La realidad es que el experimento de Dunga no tuvo resultados. sin magia, Brasil no es Brasil y no sabe meter el pie ni disputar el balón como otras selecciones que a eso se dedican.

La Nación de Argentina tituló su crónica "Brasil llegó para la historia y se fue para la histeria". Para el diario sudamericano Brasil llegó con el mote de favorito y su eliminación representa una gran sorpresa en el medio del futbol.

El diario incluso recuerda una cómica campaña contra el seleccionador brasileño que sus enemigos y detractores usaron antes del Mundial: "Haga como Dunga, no use crack" en relación a la droga y a los jugadores espectaculares como ronaldinho y Pato que el DT cepilló de la convocatoria final.

El Mercurio de Chile llamó a Brasil "el favorito de todos" y calificó a la Naranja Mecánica com un conjunto lo suficientemente hábil para "abrir el cerrojo defensivo del Brasil de dunga".

El rotativo chileno hace referencia además, que los tres goles que se anotaron en el partido fueron obra de dos jugadores ex Madridistas: Robinho y Wesley Snijder. Sólo un tanto no se marcó por parte de un antiguo jugador de la : el autogol de Felipe Melo.

Para El País de Uruguay, Brasil "desperdició oportunidades y se fue al descanso con un solo gol de ventaja. Pagaría caro su imprecisión" pues en el segundo tiempo, Holanda dio vuelta al marcador y se llevó la victoria al final. Ya en desventaja, "Brasil se terminó de complicar cuando el bastión de Dunga en el medio campo, Felipe Melo, se hizo expulsar tontamente por pisar en el suelo a Robben".

Finaliza así la crónica uruguaya "Holanda erró goles increíbles, pero tuvo la virtud de mantenerse firme en defensa. Así, logró mantener el resultado para sacar al poderoso Brasil del Mundial y clasificar a semifinales".