Foto: Especial
J. Jaime Hernández (EL UNIVERSAL)
El máximo responsable de la seguridad en México defendió la colaboración con las agencias federales de EU como la DEA y justificó la ausencia de información sobre operativos conjuntos ante la preocupación para no dar ventajas al crimen organizado
WASHINGTON, EU.- Al rechazar que la estrategia del gobierno mexicano en su lucha contra el crimen haya sido una receta para el fracaso, el secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, aseguró este miércoles que la mejor prueba del éxito es el hecho de que la curva de la violencia ha comenzado a ceder terreno y el índice de homicidios ya registra un declive.

Además, en un acto público en el Centro Woodrow Wilson, el máximo responsable de la seguridad en México defendió la colaboración con las agencias federales de EU como la DEA y justificó la ausencia de información sobre operativos conjuntos ante la preocupación para no dar ventajas al crimen organizado.

"Debo reconocer que a veces nos falla la comunicación porque impera la visión de tener la ventaja comparativa frente al crimen organizado", dijo García Luna cuando se le preguntó si acaso la decisión de no informar sobre operaciones conjuntas tenía como fin rehuir del debate público.

Al defender la estrategia empleada en los últimos cinco años, García Luna ofreció así la tesis de que México comienza a salir del túnel:

"México tiene como ventaja que ya empieza esta curva a ceder, pero algo más importante, México tiene capacidades muy superiores en la parte institucional de tecnología, en sistemas, en procedimientos, en recursos humanos... Hemos visto que ya empieza un declive en el índice de homicidios", afirmó.

Además, durante un diálogo con medios y asistentes al evento, García Luna rechazó que Joaquín "El Chapo" Guzmán se le haya escapado al gobierno de Felipe Calderón. El secretario de Seguridad Pública llegó este miércoles a esta capital para entrevistarse con los máximos responsables de seguridad y de justicia de EU para pasar revista a los asuntos pendientes en materia de inteligencia y en el terreno de la capacitación para los elementos de la policía federal.

Pero, además, para defender ante la comunidad académica y medios de comunica con el éxito de una estrategia que ha sido blanco de continuos cuestionamientos por el precio en términos de vidas humanas y por su alto grado de improvisación desde que Calderón decidió encarar a los cárteles de la droga.

Al comparar los índices de violencia y homicidios en ciudades como Nueva York o Chicago, el titular de Seguridad insistió en que la base del delito en México es el robo, el secuestro y la extorsión.

Respecto al patente divorcio entre la percepción de la sociedad civil y la versión del gobierno sobre el supuesto éxito de la estrategia contra los cárteles de la droga y el crimen organizado, García Luna rechazó la idea del fracaso y añadió que la percepción del ciudadano está en relación directa con la "política criminal de comunicación".