LA JORNADA
México, D.F. .- "Estamos dolidos porque quedamos fuera una vez más", y aunque le "pusimos ganas, no alcanzó", fue el análisis del argentino César Chelito Delgado, al regreso de Cruz Azul ayer por la tarde a esta ciudad, luego de ser eliminado por Atlante, en Cancún.
Tras aceptar lo obvio al decir que el "equipo no estuvo bien ayer (el sábado) y Potros fue mejor que nosotros", el atacante dijo estar "con bronca" por no poder hacer el juego que deseaba, y negó que le hubieran faltado ganas: "Simplemente nos enfrentamos a un equipo que hizo mejor las cosas y por eso pasó a la siguiente fase".

Quien se mostró más afectado por la eliminación fue el juvenil César Villaluz, expulsado del partido, al apuntar que "ahora debe trabajarse más fuerte y por el momento esperar a que pase este sabor amargo".

El ex mundialista tiene puesta la mirada en el siguiente torneo, en el cual buscará más participación en busca de goles para ayudar a la institución "a avanzar y que logre el título", señaló.

Pese a que se le vio el sábado ante el conjunto azulgrana como un auténtico pistón, el jugador planteó que "todos hacían lo que podían. A lo mejor algunos más y otros menos, pero creo que nos dolió perder así. Dimos el mayor esfuerzo. Ahora debemos pensar en el Interliga".

A su vez, Jared Borgetti, quien tuvo escasa participación en el torneo por lesiones, se declaró insatisfecho por no haber podido hacer más por la institución, pese a que partido a partido "me iba sintiendo mejor, pero por desgracia llegó la eliminación y allí quedó todo".

En su oportunidad, el uruguayo Richard Núñez sostuvo que siempre "resulta complicado dar la cara en los momentos difíciles", y agregó que tiene ilusiones de seguir con el equipo, pero definitivamente será una decisión que sólo corresponderá al cuerpo técnico y la directiva.

Aunque se refirió a la estrecha relación que mantiene con el ex técnico de La Máquina, ahora en Monterrey, Isaac Mizrahi, negó categórico que haya habido cualquier acercamiento con los regios, ya que de existir no tendría ningún problema en reconocerlo. "Te puedo asegurar que nada han hablado conmigo", explicó.

El que se negó a externar opinión alguna fue el técnico Sergio Markarián. Sólo comentó que lo hará el martes, cuando se reúna el plantel en La Noria.