El Universal
Afirma el gobernador de Coahuila que, en estos momentos de dificultades financieras, lo que más le sirve al país es desarrollar una relación política de civilidad en torno al presidente Felipe Calderón
Saltillo, Coah.- "En estos momentos de dificultades (financieras) lo que más le sirve al país y al estado, es desarrollar una relación política de civilidad", estableció  el gobernador, Humberto Moreira Valdés.

La crisis económica, dijo, está en el grado más álgido, lo peor es que expertos pronostican que la situación no mejorará sino hasta el 2012.

Eso es lo que hay que atender como prioritario porque estados y municipios enfrentan problemas por los reajustes en las participaciones federales, apuntó.

Luego, el titular del Poder Ejecutivo Coahuilense instó a los panistas (que se la pasan criticando o inventando para descalificar) a unirse en torno al presidente de México, Felipe Calderón Hinojosa.

Convocó particularmente a los líderes del PAN  en Coahuila y Durango "a que si realmente  le tienen algún afecto al presidente de la República, lo ayuden no generando un clima de confrontación".

El martes pasado, Reyes Flores Hurtado y Juan Carlos Gutiérrez, dirigentes del albiazul en ambas entidades vecinas, denunciaron públicamente que en la Comarca Lagunera de Coahuila y Durango, la delincuencia opera con total impunidad y existe "la fundada presunción de complicidad de las autoridades",

por lo cual demandaron que los gobiernos de los dos estados integren un programa de trabajo conjunto en materia de seguridad pública para la cuenca.

La postura de los albiazules se dio luego de nuevos hechos violentos  del fin de semana anterior en el penal de Gómez Palacio, Durango, (donde murieron 20 reos), similares a los ocurridos en ese mismo reclusorio y en el de Torreón (Universal online martes 18 de agosto 05:50 horas).

Ante lo absurdo de la postura de los panistas que le tratan de imputar responsabilidades que no tiene Moreira Valdés, dijo con  ironía "ahora resulta que lo que pase en las selvas del país, en el mar o en las costas van a decir que fuimos nosotros".

La realidad, apuntó, es que estamos en el momento más álgido de la crisis, nunca antes había habido una disminución de participaciones como ahora, es diferente a la de 1995 cuando cayeron más los ingresos petroleros y no petroleros.

Es diferente porque nunca antes había habido una  disminución de participaciones como la de ahora, expuso.